​La derecha mediática entra en pie de guerra con ataques a Rivera

|


Casado con Losantos EsRadio (PP)

Pablo Casado en el programa de Jiménez Losantos. Fuente: Twitter PP


El artículo de hoy en El Mundo de Raúl Conde, 'Desastre Rivera', contra el líder y candidato de Ciudadanos para las elecciones generales del 28 de mayo, parece que da inicio una suerte de hostilidades entre los diferentes grupos de presión conservadores españoles para ver quién favorece más a su preferido. Será una semana movida sin duda.


A pocos días de los comicios parece que los nervios están a flor de piel en este sector con la posibilidad de que las tres derechas no logren derribar a Pedro Sánchez y los socialistas continúen en la Moncloa durante una legislatura. Y principalmente por culpa de presentarse por separado y no en régimen de monopolio bajo las siglas del PP.


El furibundo ataque lanzado desde el diario madrileño muestra a las claras que con Mariano Rajoy fuera de juego y Pablo Casado en liza hay algunos medios que quizás se arrepienten de haber elogiado en algún momento a Albert Rivera en el pasado y entienden que ahora estorba en el camino para derribar a los socialistas.


Cada uno apuesta ahora por su campeón, nuevo o viejo. A los naranjas parece que le han borrado todos como tal excepto El Español de Pedro J. Ramírez. Los demás juegan la carta Casado con algún guiño condescendiente a Vox que saben no podrá pactar jamás con la izquierda.


Ahora se entiende porque los naranjas se afanaron hace ya semanas en jurar y perjurar que jamás de los jamases pactarían con Pedro Sánchez en el futuro. Sabían que los que les habían lanzado flores en su día desde la derecha no se iban a fiar de ellos.


No olvidan que existe un precedente; cuando tras las elecciones de diciembre de 2015 Sánchez y Rivera firmaron un acuerdo conjuntamente. ¿Por qué tras estas elecciones si pueden sumar no lo harían otra vez? ¿Por una promesa?


Ciudadanos no es que se haya caracterizado por cumplirlas en los últimos años. Solo hay que ir a unas declaraciones de Girauta hace meso de cuatro años afirmando que jamás pactarían con un PP minado por los casos de corrupción. Al final lo hicieron.


El artículo de Conde en el fondo tiene razón al criticar los vaivenes de los naranjas en cuanto a sus palabras y acciones. Muy similares a los de la derecha mediática durante estos años de crisis del bipartidismo y troceamiento de la derecha española: no saben en qué bando situarse ya. 


   ​El Procés y la tergiversación histórica de la II República