​Nacionalistas y Unidos Podemos se equivocan con Rentería

|


Albert Rivera Rentería lazos (Vídeo Cs)

Albert Rivera, presidente de Cs, en Rentería. Fuente: Vídeo Cs


El acto de Ciudadanos celebrado el pasado domingo en la ciudad guipuzcoana de Rentería generó una serie de incidentes en forma de presiones e insultos hacia los participantes en el mismo por parte de manifestantes de tendencia nacionalista.


Nuevamente se vuelve a observar lo que en las últimas semanas viene siendo habitual en territorios donde un nacionalismo distinto al español, concretamente País Vasco y Catalunya, es una ideología que reúne a su alrededor a una mayoría electoral relevante.


Los derechos de reunión y manifestación son sumamente importantes en cualquier democracia que se precie, pero todavía más si hay unas elecciones de por medio. Parece ser que algunos sectores del nacionalismo vasco o catalán, aunque también de otros como Unidos Podemos, no lo acaban de tener demasiado claro.


El argumento de que 'Rivera y los suyos vienen a provocar' para justificar casos como el de Rentería, o el ocurrido en la Universitat Autónoma de Barcelona, no se aguanta por ningún lado. El espacio público no pertenece a nadie, así que utilizarlo como si de un cortijo en propiedad de determinadas ideologías fuera escapa a cualquier mínimo de racionalidad.


Al igual que afirmar el tan manido 'allí no les vota nadie'. Cs obtuvo en las últimas elecciones generales celebradas en dicha población 682 votos (3'43%), por tanto es falsa la premisa. Pero aunque no hubiera obtenido ni un solo voto volvemos a lo de más arriba con el argumento democrático: el respeto a las minorías es lo propio de cualquier democracia homologable.


Varios dirigentes, intelectuales, periodistas, y otros, de ideología nacionalista hablan de la estrategia de los naranjas en busca de la confrontación para lograr rédito en las urnas. Pero aunque ello fuera cierto una cosa no justifica a la otra. Se puede protestar contra un acto sin necesidad de generar escenas como las vistas ayer.


Resulta curioso que un partido de ámbito estatal como es Podemos, por boca de su secretario de organización Pablo Echenique, se atreva a utilizar los mismos argumentos que los nacionalistas frente al acto de Rivera. ¿Quiere eso decir que en los lugares donde los morados no hubieran obtenido una mayoría clara pueden ser insultados o vejados si quieren realizar un acto? ¿No se dan cuenta del terrible error que cometen desde el momento en que usan esos argumentos?


El PSOE, que últimamente parece el más vivo del lugar, ha tardado poco en condenar los hechos, que es la postura lógica y moral de cualquier partido que quiera tomar la centralidad del escenario electoral y dar una imagen de moderación. Y precisamente por cosas como estas es por lo que hoy lidera las encuestas y es bastante probable que pueda formar gobierno nuevamente después de que estuviera casi desahuciado hace 3 años. Algunos deberían tomar nota.


   ​Los alcaldes toman por tontos a sus vecinos