​La batalla del lazo de Torra divide a su Govern

|


Torra pleno Palrament (Job Vermeulen)

Quim Torra, presidente de la Generalitat. Fuente: Job Vermeulen/Parlament


La gestión de Quim Torra del conflicto sobre los símbolos independentistas instalados en los edificios públicos ha abierto una nueva brecha entre los socios de su Govern, ERC y JxCat, por la implicación de los Mossos d’Esquadra en el mismo.


Según apunta El País, una parte del Ejecutivo catalán no comparte la forma de proceder del President, que ha forzado máquinas y ha obligado a la policía catalana a tener que supervisar y en algunos casos retirar pancartas y símbolos independentistas de inmuebles de la Generalitat, al no acatar la orden de la Junta Electoral Central (JEC) hasta el pitido final.


Fuentes gubernamentales revelan que solo Torra y su pequeño círculo cercano han alabado su actuación. El resto, según el citado medio, cree que se ha equivocado al poner nuevamente en el ojo del huracán al cuerpo autonómico (la JEC había ordenado a Mossos quitar los símbolos si el Govern mantenía la desobediencia) y que se ha metido en una lucha estéril con un final que ya estaba escrito: retirada voluntaria y forzosa de lazos y estelades.


La demostración más clara de la división de opiniones en el Ejecutivo se pudo ver el viernes por la mañana. La conselleria del vicepresidente de la Generalitat y máximo representante de ERC en el Govern, Pere Aragonès, descolgaba el nuevo lazo y tras él hacían lo propio otros departamentos, la mayoría liderados por los republicanos. Ya en el tiempo de descuento, el juntero sacaba la pancarta y cumplía la orden del árbitro electoral.


Tras estirar el chicle, Torra se enfrenta ahora a una investigación de la Fiscalía por presunta desobediencia y ha tensionado a su Govern. Y todo para al final 'pasar por el aro' y acatar la resolución de la Junta Electoral Central.


   ​Torra, señor de los lazos y la pancarta, se olvida de la independencia