​Torra, señor de los lazos y la pancarta, se olvida de la independencia

|


Borru00e0s y Torra Feria del Aceite (Govern)

Quim Torra en la Feria del Aceite. Fuente: Govern


El objetivo de Quim Torra cuando fue puesto a dedo por Carles Puigdemont en la presidencia de la Generalitat era contribuir a lograr que Catalunya se convirtiera en un nuevo estado independiente con forma de República. Esa era la teoría. Pero en la práctica la senda tomada ha sido otra.


El President ha dedicado la mayoría de sus esfuerzos a intentar desestabilizar cuanto más mejor el contexto social catalán para provocar que el Estado español tuviera las máximas dificultades para operar en el avispero catalán. Su “apreteu” destinado a los CDR es el mejor ejemplo de ello. Lo que le sobraba lo destinó a actos folclóricos diversos (tipo pasear la Ratafia) para que el 'poble', los que votan Procés vamos, luzcan henchidos de orgullo patriótico.


Con el tiempo se ha ido demostrando que no será con Torra en la presidencia que se logre ni por asomo algún tipo de secesión que comporte la ruptura con España. Las cargas de los Mossos a los mismos que combinaba con el “apreteu” son la mayor evidencia de esto.


Pero el problema es que conforme pasaban las semanas arreciaban las críticas internas de los suyos porque era evidente que la situación no se movía ni un milímetro del mismo punto donde quedó todo tras el 155. Ni los presos salen, ni los “exiliados” vuelven y ni mucho menos el Gobierno español les concede ni una de las demandas fuera del ordenamiento que los procesistes exigen con ninguna clase de éxito.


Ante este desastre total Torra ha optado por pequeñas guerras (por llamarlo de alguna manera) que eviten que todos los suyos lleguen a preguntarse cosas del tipo 'para que hemos puesto a ese nulo ahí'. Y así el President se ha convertido durante estos últimos días en un poderoso señor protector del lazo y la pancarta, que son mucho más fáciles de tratar que ciudadanos con necesidades y demandas.


En su conflicto con la Junta Electoral Central (JEC) lo importante no es conseguir que la propaganda se quede en la fachada: lo verdaderamente relevante es que los suyos se olviden de la República y se centren en el lazo o el cartel cuál seguidores fanáticos de una secta. Y aquí se debe insertar toda la panoplia de gestos vacíos de contenido en el balcón de Palau y otras instalaciones.


Torra personifica mejor que nadie la situación del Procés hoy. De la búsqueda de la independencia en tiempo récord a empecinarse con una propaganda que objetivamente no mueve un ápice la situación, más allá de dar vergüenza ajena y mantener los mandos de una autonomía que cada día se ve como más inútil para buena parte de los catalanes. A algunos, como Torra y Puigdemont, ya solo les queda personificar un papel cual actores de teatro.


   ​La Fiscalía denunciará a Torra por desobediencia