JUICIO PROCÉS

​Quevedo afirma que avisaron dos veces al Govern Puigdemont del riesgo del 1-O

Revela que sabían que el binomio de agentes sería insuficiente para cerrar los colegios
|


Comisario Mossos

Emili Quevedo, exjefe de Seguridad de los Mossos. Fuente: Señal Supremo


El entonces responsable de la Comisaría Técnica de Planificación de la Seguridad de los Mossos d’Esquadra durante el 1-O, Emili Quevedo, ha afirmado que altos mandos del cuerpo avisaron hasta en dos ocasiones al Govern de Puigdemont del riesgo de mantener la convocatoria del referéndum ilegal del 1 de octubre y ha revelado que sabían que el binomio de agentes sería insuficiente para el cierre de colegios electorales esa jornada.


Siguiendo el mismo hilo testifical de Manel Castellví, exjefe de Información de los Mossos que ha terminado este lunes de declarar en el juicio del Procés que tiene lugar en el Tribunal Supremo, ha sostenido que se produjeron dos encuentros con el Ejecutivo catalán, el 26 y 28 de septiembre de 2017, en los que se alertaron de los riesgos previsibles si se seguía delante con el 1-O.


Quevedo, investigado por un presunto delito de desobediencia relacionado con la pasividad de los Mossos durante esa jornada, ha indicado a preguntas del fiscal que fue Castellví el que, en esas reuniones, expuso a la Generalitat la posibilidad de que se produjesen “enfrentamientos entre favorables y contrarios al referéndum” y que uno de los escenarios previstos eran los choques entre policías y concentrados.


Asimismo, ha detallado que en esas citas manifestaron su “absoluta disconformidad” con los mensajes públicos que se habían hechos desde el Govern a favor del 1-O y que en ambas los altos cargos de los Mossos reiteraron la necesidad de desconvocar la consulta por el “clima de tensión”.


Sin embargo, ha explicado que la respuesta del Ejecutivo fue la de reafirmarse. Puigdemont les dijo que sus planes continuaban adelante porque tenían un “mandato que cumplir”, mientras que Junqueras contó que no creía que se produjese “ningún tipo de resistencia” contra agentes, ya que cuando estos interviniesen “la gente dejaría que pacíficamente los cuerpos policiales actuasen”.


Dispositivo insuficiente


Preguntado por el dispositivo del 1-O, al que destinaron 7.850 mossos, ha asegurado que el entonces major Josep Lluís Trapero encargó un informe técnico a su departamento en el que se plasmó la necesidad de contar con entre 30.000 y 40.000 agentes para el cierre de colegios y para establecer un perímetro de seguridad.


Quevedo ha reconocido que eran conscientes de que con dos o tres agentes en cada uno de los puntos de votación “no podrían hacer frente” al cierre de los mismos, aunque ha matizado que este “binomio” era lo más efectivo para dar a conocer lo que ocurría al punto de coordinación para que este activase las medidas de refuerzo.


“Pero la realidad es que no se fue capaz de llevar a cabo el cumplimiento”, ha sentenciado el exjefe policial, que ha justificado la ausencia de agentes antidisturbios inicialmente destinados a la operación porque se habían tenido que ocupar de diversas manifestaciones que se hacían ese día, así como al partido entre el Barça y Las Palmas (que al final se hizo a puerta cerrada).


   ​Manel Castellví, exjefe de Información de los Mossos, bajo protección policial