​Quim Torra se hace de Falange Española

|


Torra y Arrimadas pleno 1 (Job Vermeulen)

Quim Torra, presidente de la Generalitat. Fuente: Job Vermeulen/Parlament


No se alarmen por el título. No es cierto que el Molt Honorable President de la Generalitat, Quim Torra i Pla se haya hecho militante de la Falange Española. Lo que sí es verdad es que ha abrazado de forma muy profusa una de las ideas cardinales del partido de José Antonio Primo de Rivera para traérnosla a Catalunya en pleno siglo XXI.


Sucedió en el Parlament. Durante una de sus intervenciones ante la Cámara, el independentista ha afirmado literalmente que Catalunya “és una nació de destí” añadiendo que estamos ante “un país de futur” junto con otros elementos rimbombantes para decorar las categóricas afirmaciones.


En el año 1933 los falangistas sacaron un documento con sus 'puntos iniciales' donde en el primero de todos define a la nación española como “una unidad de destino [...] que supo cumplir –y aún tendrá que cumplir– misiones universales”.


Cuando alguien se ha atrevido a señalar que el nacionalismo catalán tiene todas las características del que existía en Europa en el período de entreguerras muchas personas se han echado las manos a la cabeza. Pero tras las últimas actuaciones de Torra y declaraciones como esta nos tememos que no el análisis no está tan alejado de la realidad.


La idea que se nos intenta vender sobre que el independentismo de corte procesista no es nacionalismo decae tan solo pasando la prueba del algodón de las palabras que un día sí y el otro también emite una persona tan relevante como el President de la Generalitat. En España hoy no solo existe un solo nacionalismo malvado que desciende directamente del franquismo. Hay otros. Y pueden ser igual de malos por mucho que luzca otras banderas.


Para Torra la nación es un destino en sí misma y todo el futuro depende de esa situación. Catalunya no son sus ciudadanos: es la nación por encima de estos, que quedan supeditados en su futuro por la misma. Es un éter al que se le debe sumisión por encima de todas las cosas. Curiosamente la misma idea que defendían formaciones como Falange cuando irrumpieron en la historia.


Debe quedar claro así que el actual líder del Govern es un nacionalista puro y duro que se atreve a decir cosas que ninguno de sus predecesores (incluido Puigdemont) utilizaron jamás en público. Es bueno saber en las manos que estamos y entender el motivo por el que el Procés no ha sido apoyado en ningún lugar del mundo. Unas simples palabras dejan desnudo a cualquiera en cuestión de segundos.


   ​Los partidos procesistas presentan candidaturas a Madrid de ruptura total