CASO MÁSTER

El máster de la URJC podría llevar a Cristina Cifuentes a la cárcel

La Fiscalía pide para la expresidenta de la Comunidad de Madrid más de 3 años de cárcel
|


Cifuentes (Comunidad de Madrid)

Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid. Fuente: Comunidad de Madrid


Cristina Cifuentes podría acabar en la cárcel. La Fiscalía Provincial de Madrid pide para ella 3 años y 3 meses de prisión por un delito de falsedad en documento oficial por el conocido como ‘caso Máster’, relacionado con irregularidades que rodearon sus estudios en la URJC.


La expresidenta de la Comunidad de Madrid es considerada por el Ministerio Público como la inductora de la falsificación del acta en la que “a sabiendas” se acreditaba la defensa de un Trabajo Fin de Máster (TFM) que no se produjo “jamás” y que fue difundido por ella en medios y redes para evitar las “nefastas consecuencias políticas a las que debería enfrentarse” –y a las que finalmente se enfrentó al salir a la luz la polémica del presunto robo de unas cremas.


En un comunicado, el fiscal también ha reclamado penas de cárcel para Enrique Álvarez Conde, director del máster que cursó la política; María Teresa Feito, entonces asesora de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid; y Cecilia Rosado, una de las profesoras del posgrado que firmó las actas. Para el primero solicita 3 años y 9 meses, mientras que para la segunda 3 años y 3 meses, y para la tercera solo 21 meses por haber confesado y colaborado.


El Ministerio Público considera a Conde coautor indirecto del delito y valora que tuvo un papel fundamental al llamar a Rosado y darle “instrucciones para confeccionar el documento que reflejase que Cifuentes había defendido el TFM”. Asimismo el texto habla de las informaciones que apuntan a la supuesta petición de Cifuentes a Feito para que hiciera “gestiones oportunas” con la URJC “con la finalidad de resolver la crisis” que había provocado la exclusiva de eldiario.es.


   El director del máster de Cifuentes tenía una tarjeta black y desvió dinero público a sus hijos