JUICIO PROCÉS

​Marchena acepta que dirigentes independentistas hablen catalán por razones “emocionales”

Rechaza la traducción simultánea y permite la citación de Juan Ignacio Zoido
|


Manuel Marchena (CCMA)

Manuel Marchena, presidente del tribunal que lleva el caso del Procés. Fuente: CCMA


El Tribunal Supremo ha aceptado que los acusados hablen en catalán por razones “emocionales”. El presidente del tribunal que juzga la causa del Procés, Manuel Marchena, ha rechazado la traducción simultánea” en beneficio de la “consecutiva” en el caso de que deseen usar esta lengua.


Así lo ha decidido la Sala Penal en la fase de cuestiones previas de la tercera jornada del juicio del 1-O, en la que el tribunal también ha tumbado peticiones de nulidad del proceso planteadas por las defensas de los 12 procesados por vulneración de derechos fundamentales. Sí ha aceptado otras propuestas como la testifical a petición del abogado de Forn del exministro de Interior del Gobierno de Rajoy, Juan Ignacio Zoido.


En cuanto a la cuestión lingüística, Manuel Marchena, que ha recordado que los dirigentes independentistas se dirigieron al juez Llarena en castellano durante la fase de instrucción, ha informado de la decisión de rechazar la traducción simultánea (como así pedían las defensas), aunque ha agregado que la sala contará con dos intérpretes como “intermediarios” para que los 

procesados puedan declarar en catalán.


El juez ha sostenido que la negativa responde a que este tipo de traducción restringiría el principio de publicidad de la vista. En este punto ha argumentado que todos aquellos que no se encuentran en el Salón de Plenos no podrían entender las respuestas al no tener auriculares para ello. En cambio sí ha permitido la traducción consecutiva”, por lo que los acusados que quieran declarar en catalán por cuestiones de “carácter emocional” podrán hacerlo, ya que sus palabras serán traducidas posteriormente por dos traductores.


   Jordi Sànchez, el único con lazo amarillo en el juicio del Procés