​Torra sigue en su nube y es el mejor aliado de Casado, Rivera y Abascal

|


Quim Torra (Twitter Govern2)

Quim Torra y Àngels Chacón, presidente y consellera de Empresa. Fuente: Twitter Govern


Que Quim Torra no es un dechado en virtudes como President de la Generalitat es algo que el poco tiempo que lleva en el cargo ha demostrado con creces. Salió de una terna realizada por Carles Puigdemont en que las capacidades que se buscaban eran bastantes simples: que no le dieran una puñalada trapera en el liderazgo del independentismo como hizo él con Mas.


Lógicamente con este mimbre el cesto que ha salido no es que sea muy práctico. Torra no es un hábil político, es simplemente un 'hooligan' del independentismo fiel al líder y que repetirá lo que le diga la voz del amo que lo nombró.


Y para encontrar un ejemplo de esta situación no hace falta que nos vayamos mucho para atrás en el tiempo. Ayer domingo, tras el fracaso de la manifestación de PP, Ciudadanos y Vox quedaba claro que el principal beneficiario de la situación era el Gobierno socialista de Pedro Sánchez. Pero para Torra el pinchazo en la movilización que reclamaba al PSOE la convocatoria de elecciones debía llevar a Sánchez a “recapacitar”. Sorprendente análisis...


Pero hoy lunes se ha destapado el tarro de las esencias y Torra ha demostrado que sigue viviendo en una nube a pesar de que el Gobierno el viernes dio carpetazo a toda negociación y puso la pelota en el tejado de los suyos al dejar a su arbitrio si la legislatura toca a su fin o sigue un tiempo más.


Hasta el miércoles los procesistes tienen tiempo de decidir si levantan su enmienda a la totalidad de los presupuestos, pero Torra en vista de lo dicho hoy parece que no se ha enterado. En una entrevista en Catalunya Ràdio se ha atrevido a pedir a Pedro Sánchez imposibles para facilitar su continuidad en la Moncloa.


Las tres condiciones son la condensación de los '21 puntos de la locura' que se presentó al Gobierno el pasado 20 de diciembre. El primero es el del relator, que aunque parece nimio provocaron las presiones de la semana pasada. Los otros dos son -agárrense- la autodeterminación y la absolución en el juicio de los presos independentistas que empieza esta semana.


Como si fuera un actor con fuerza en esta partida Torra le pide directamente a Sánchez imposibles que debería saber muy bien que nunca podrá conceder. Ya le dijeron el viernes por enésima vez que lo de la autodeterminación y lo de los presos al estar el tema judicializado queda fuera de toda opción para el Gobierno.


Así que ahora mismo quien está esperando que los procesistas derriben al PSOE con más ahínco e interés son precisamente Casado, Rivera y Abascal, que tras el pinchazo de la plaza Colón tienen como su mejor aliado para llegar al poder a, paradójicamente, Quim Torra y los suyos.


   ​La derecha pincha y muestra que no manda en la calle