​Torrent avisa de la represión del Estado español a feministas, antifascistas, ecologistas y sindicalistas

|


Torrent 1 (Parlament)

Roger Torrent, presidente del Parlament. Fuente: Parlament


A las puertas del juicio del Procés, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha hecho lectura este jueves de una declaración institucional desde el auditorio de la Cámara autonómica en la que ha defendido a los presos y “exiliadosindependentistas y ha apuntado hacia la “represión” estatal contra los dirigentes catalanes.


Con la ausencia del bloque del 155 (Cs, PP y PSC), el republicano ha querido advertir a diversos colectivos de que ellos pueden ser los siguientes en caer: “Hoy somos los independentistas los que nos sentamos en el banco de los acusados, pero mañana pueden ser las feministas, los antifascistas, los ecologistas o los sindicalistas”.


La declaración, que no se ha leído en el pleno al contar con el rechazo de socialistas, naranjas y populares en la Junta de Portavoces, aprovecha para pedir al Estado una solución al conflicto y abandonar la “represión” ya que, ha asegurado, “no acabará con la voluntad inmensamente mayoritaria de los catalanes de ejercer el derecho a la autodeterminación”.


En el escrito se advierte también al Gobierno del PSOE de que juzgará a “12 personas de paz por sus ideas y no por sus acciones”. “No se equivoquen, las ideas no se pueden encarcelar”, ha sentenciado Torrent, que ha afirmado que al lado de los encausados encontrarán “al 80% del pueblo de Catalunya”.


Asimismo el texto denuncia que el procedimiento judicial ha tenido “múltiples irregularidades y vulneraciones de derechos” que no permiten augurar que habrá un juicio justo y lamenta la “instrumentalización del derecho penal” para derribar a adversarios políticos. 


“No podemos aceptar que se criminalice a la disidencia política”, ha leído el de ERC, que ha indicado que esta persecución ha terminado generando una crisis democrática sin precedentes que amenaza derechos y libertades de toda la ciudadanía.



   ​Los presos independentistas pasan frío en la cárcel madrileña de Soto del Real