​Libertad de expresión sí, pero solo para mí

|


Entrevista u00c9vole Maduro (Salvados LaSexta)

Entrevista de Jordi Évole a Nicolás Maduro. Fuente: Salvados/LaSexta


Las últimas semanas la derecha española y sus anexos mediáticos han centrado su atención en Venezuela y sus ataques en el régimen chavista. Así han catalogado de dictadura, tiranía y otros adjetivos calificativos al gobierno presidido por Nicolás Maduro.


Defienden su posición en la presunta inexistencia de libertades en Venezuela, como el cierre de medios o la coacción a la libertad de expresión. Una posición loable siempre, pero que en la práctica es difícil de sostener si al final haces exactamente lo que criticas.


Dos sucesos sucedidos en las últimas 48 horas en España muestran la doble moral de algunos en el espectro conservador español, que no dejan en muy buen lugar a estas posiciones por el tufo ideológico que destila.


Por un lado, y relacionado precisamente con Venezuela, la anunciada entrevista por parte de Jordi Évole a Maduro. Se ha discutido la pertinencia de la entrevista y/o la promoción de la misma.


Así que los mismos grupos que se llenan la boca con la libertad de prensa o de los medios de comunicación han entrado en una tremenda contradicción al criticar a un periodista por ejercer su trabajo. Y para más sonrojo antes de que se emita.


Un segundo momento estelar se produjo ayer en la gala de los Goya cuando se deslizó una critica al Estado de Israel por parte del premiado Julio Pérez del Campo por su forma de actuar frente al pueblo palestino. Curiosamente los mismos defensores de la libertad de expresión pusieron el grito en el cielo ante tal posición. Sospechamos que si esa crítica se hubiera dirigido a Maduro y los suyos se hubieran mostrado satisfechos sin duda.


Con esta posición lo que demuestran determinados conservadores españoles es la discutible forma que tienen de interpretar la libertad de expresión. Por lo que se ve esta solo es importante cuando se atiene a sus estrictos intereses ideológicos. Libertad de expresión sí, pero solo para mí... 


   ​En Venezuela se juega una batalla ideológica