​Hay unos mentirosos en la mayoría parlamentaria que aguanta a Torra

|


Torra y Puigdemont (Twitter Gencat)

Quim Torra y Carles Puigdemont. Fuente: Twitter Generalitat


Que la mayoría parlamentaria procesista no se lleva bien es un hecho que por mucho que quieran tapar a la opinión pública es tan evidente que ni sus más fanáticos seguidores se atreven a negarlo a las claras.


Hay peleas en el seno del PDeCAT, entre este y la plataforma JxCAT donde se integraron los acérrimos de Puigdemont, entre estos y ERC...e incluso con la CUP (aunque estos cada vez pintan menos en esta película y tienen menos relevancia).


No hay ningún problema con que en democracia, en base al juego parlamentario, existan 

tiranteces entre fuerzas políticas distintas que al final pueden tener objetivos diferentes y que se han coligado debido a las circunstancias.


Existen normalmente unos pactos y alguno puede resistirse a darle cumplimiento, o aparece un elemento nuevo que lo trastoca todo... los motivos pueden ser distintos y perfectamente legítimos. Totalmente propios de un sistema parlamentario y democrático.


No es el caso de lo ocurrido ayer con la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional por parte de Puigdemont frente a Roger Torrent, como President, y la Mesa del Parlament.


Y no lo es porque mientras el portavoz de JxCAT, Eduard Pujol, afirmaba tajante que sus socios de ERC habían sido debidamente informados estos decían exactamente lo contrario. Alguien miente. Y no es nuevo.


Ya se mintió de manera similar a la ciudadanía hace un año con la investidura fallida del inquilino de Waterloo que pretendía la inmolación del President del Parlament -y la Mesa- y antes del verano (Torrent dio unas vacaciones tan largas hasta octubre que ya quisieran los niños para sí) cuando el lío de los derechos de los parlamentarios "exiliats" y la pretendida intención de Puigdemont de mantenerse por encima de los otros.


Alguien miente y está en el corazón del Govern. O son unos o los otros. Quizás a Quim Torra le dé igual tener a mentirosos alrededor suyo, pero a la ciudadanía debería preocuparle. Un grupo de gente capaz de mentir tan descaradamente a sus socios (y más con el objetivo común de un Estado para Catalunya) no es fiable. Demuestran ser unos inmorales e interesados.


Viendo el historial de los del “President legítim” y los de Oriol Junqueras tienen más pinta de ser los primeros que los segundos. A los hechos nos remitimos: siempre que está Puigdemont por medio aparecen estas triquiñuelas.


Lo que no se entendería entonces es el papel cómplice de ERC al callar en todo esto y mostrar “su respeto”. ¿A qué se debe tanta protección ante la mentira y el ataque que padecen cada cierto tiempo? Debe ser algo grave...


   ¿​Llega una especie de 'Noche de los cuchillos largos' al Procés?