​La plaça Major de Vic vuelve a ser escaparate de la intolerancia

|


Agresiu00f3n indepe Cs Vic

Ataque independentista a la carpa de Cs en Vic


Las imágenes de un hombre en la plaça Major de Vic llamando “escoria” y enviando a España a unos militantes de Ciudadanos que habían montado una carpa serían una mera anécdota de mal gusto de no ser que en el mismo escenario no se hubieran producido otros hechos graves.


El espacio público puede ser utilizado para ejercer los derechos de reunión y manifestación por cualquier persona sin ser molestado o agredido. Lo contrario es una lesión a derechos fundamentales que no se puede permitir.


El problema es que el consistorio de Vic, con su alcaldesa a la cabeza, ha transformado este lugar en un espacio propio para hacer propaganda de su ideología política. Desde llenar de cruces amarillas el lugar a la megafonía con sonido pseudo-fascistoide, entre otros, son ejemplos recientes de uso político del espacio público por un determinado grupo.


Si algunos observan esto de los representantes públicos de su propia cuerda... ¿cómo no van a actuar ellos como si aquello fuera suyo y de nadie más? Si quien debe cumplir con cierta neutralidad sus funciones no lo hace está habilitando a que cualquiera se tome unas 'libertades' que realmente no son más que lesiones de derechos.


Los últimos años algunos se han empeñado en dividir a la sociedad catalana en dos bloques compactos que van directos a un enfrentamiento. Aquí quizás las culpas podrían repartirse, pero no es menos cierto que los dirigentes del Procés son los que más se han destacado haciendo uso privado de lo que es público. Que alguien llame “escoria” a terceros por montar una carpa que no es afín a su ideología debería hacer reflexionar a más de uno sobre hacia qué abismo nos están dirigiendo. 


   La megafonía independentista de Vic (Barcelona), bajo sospecha