​El fútbol va hacia una guerra nuclear

|


Rubiales y Tebas (Champions for Life)

Rubiales y Tebas. Fuente: Champions For Life


La intención de Tebas, presidente de la LFP, de llevarse un partido oficial de LaLiga a EEUU ha enfrentado durante semanas a la patronal del fútbol con los organismos oficiales que regentan el deporte rey en nuestro país.


Así Luis Rubiales no dudó en oponerse a esta iniciativa de forma rotunda nada más conocerse las intenciones de la Liga de Fútbol profesional en esta dirección. Con los precedentes entre Tebas y Rubiales podría llegar a interpretarse que estamos ante un capítulo más de la guerra que enfrenta a estos dos personajes del fútbol. Craso error.


La decisión del máximo rector del fútbol mundial, Infantino, de prohibir esta iniciativa del presidente de LaLiga nos muestra que estamos ante un problema de más calado para el fútbol. Y que además traspasa nuestras fronteras.


Nos encontramos ante dos partes que tienen entre sus manos a este deporte pero que cohabitan en base a unos intereses totalmente contrapuestos que chocan cada cierto tiempo. Por un lado está la FIFA y los entes que representa y por otro las patronales de los clubs.


Solo hay que observar las ideas de Infantino sobre la celebración de un Mundial cada dos años y el enfado de los clubs ante esta idea que les pone los pelos de punta por el coste que les puede comportar.


Cuando el presidente de la FIFA dice no a la celebración de un Girona-Barça fuera de las fronteras españolas realmente está mandando un mensaje subliminal: las únicas protagonistas fuera de las fronteras estatales son las selecciones. Su negocio. Lógicamente las patronales irán siempre en sentido opuesto.


Esta situación se irá sin duda agravando con el paso de los años. Y tarde o temprano ambas partes se enzarzarán cada vez más en un conflicto que tiene pinta de acabar como una guerra nuclear. Por ahora solamente estamos observando pequeñas acometidas de unos y otros. Pero en el momento que alguno de los actores quiera más parte del pastel las hostilidades pueden ser apocalípticas.


¿Sobrevivirá el fútbol a la guerra total? 


   La AFE reitera su 'no' a la disputa del Girona-Barça de LaLiga en Miami