​Flandes aviva la llama del conflicto con España

Peumans no se retracta y Bourgeois habla de gesto “muy hostil”
|


Puigdemont y Bourgeois (Jordi Bedmar Govern)

Carles Puigdemont y Geert Bourgeois. Fuente: Govern/Jordi Bedmar


La decisión del ministerio de Exteriores de retirar el estatus diplomático al delegado flamenco en España por las “descalificaciones” de Jan Peumans, presidente del Parlamento de Flandes, no han sentado nada bien en la región belga, donde sus máximos representantes políticos han criticado al Gobierno español.


El ministro-presidente de Flandes, Geert Bourgeois, ha manifestado en declaraciones a Radio 1 de VRT que se trata de una medida inédita y un gesto “muy hostil” que “nunca ha pasado en la historia de la Unión Europea”. Por este motivo se pondrá en contacto con la responsable de la embajada española en Bélgica para hablar del tema e intentar que España recapacite.


Más ácido ha sido precisamente el que el Ejecutivo español considera el culpable de la ruptura: Jan Peumans.


“Todavía digo en mi país lo que creo que debería decir”


El jefe del Parlamento flamenco, en palabras al medio anteriormente citado, ha soltado que el ministro Josep Borrell debería estar mejor informado antes de haber roto lazos con Flandes, ya que ha dicho que es una “gran mentira” que él haya comparado España con Bosnia durante el acto de inauguración de la exposición sobre el Procés la pasada semana en sede parlamentaria y al que acudió Carles Puigdemont.


Lo que sí ha ratificado el dirigente de la formación independentista N-VA es su opinión sobre la situación catalana. Tras señalar que “todavía” dice en su país lo que “creo que debería decir”, se ha reafirmado en sus declaraciones previas sobre los presos soberanistas: “Repito. Para mí está fuera de discusión que los políticos que defienden su opinión están encerrados en una prisión, lo que no se corresponde con un Estado de Derecho”.


En cuanto a la presencia del expresidente de la Generalitat huido en Waterloo (Bélgica) de la Justicia española en la presentación, ha apuntado que todos los ciudadanos, incluido Puigdemont, tienen derecho a visitar el edificio parlamentario y ha añadido que no lo recibió “especialmente”.


“Estuvo presente en la inauguración de la exposición, que es algo que a España ha perturbado”, ha sentenciado Peumans, protagonista de la crisis diplomática por sus críticas al Estado español, que comenzaron hace unas semanas, después de que saliera a la luz su carta a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, en la que dudaba de que España cumpliese con los requisitos para formar parte de una “Unión Europea democrática”. 


   España rompe con Flandes por el Procés