​Iglesias cede a las presiones independentistas y se verá cara a cara con Junqueras en Lledoners

El líder de Podemos confirma que Pedro Sánchez sabía de la reunión
|


Echenique e Iglesias (Dani Gago Podemos)

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. Fuente: Dani Gago/Podemos


El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cedido a las presiones recibidas desde los partidos independentistas durante la jornada del martes y ha anunciado que este viernes se reunirá con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, en la cárcel de Lledoners.


El morado se verá las caras con el republicano para tratar la situación de los presos del Procés, para los que solicita la excarcelación, y también para intentar que Esquerra Republicana apoye los Presupuestos Generales del Estado que su formación ha pactado con el Gobierno del PSOE.


“Me confirman que veré a Oriol Junqueras el viernes. Él y sus compañeros deben estar libres. Hay que trabajar duro para desjudicializar el conflicto, defender el diálogo y construir vías democráticas. Creo que eso solo es posible si la mayoría de la moción de censura se mantiene”, ha asegurado Iglesias en un apunte en Twitter.



A preguntas de los medios en los pasillos del Congreso, el líder de Podemos ha señalado que no asiste a la reunión en calidad de representante del Gobierno sino de su grupo parlamentario y ha asegurado que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, fue informado de la cita porque él mismo se lo comunicó.


Asimismo ha querido dejar claro que apuesta por la libertad de los presos soberanistas, pero ha puntualizado que está en contra de que sea un condicionante para la aprobación de los PGE. Ya en una entrevista a la Cadena SER este martes, Pablo Iglesias matizó que su situación no puede ser “moneda de cambio” y expresó estar convencido de que esto no le hará gracia a Junqueras.


Por otra parte el morado ha explicado que la visita al de ERC tenía pensado hacerla hace tiempo, pero ha justificado el retraso apuntando al nacimiento de sus hijos. Además ha añadido que está dispuesto a encontrarse con otros dirigentes independentistas encarcelados, como Jordi Sànchez. 



   ​Tardà pone como condición indispensable que Sánchez mueva un dedo por los presos independentistas