Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sellan un acuerdo por unos Presupuestos sociales para 2019

PSOE y Podemos pactan subir el salario mínimo a 900 euros
|


Pacto Su00e1nchez e Iglesias

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pactan los PGE para 2019. Fuente: Twitter Pablo Iglesias


El PSOE y Unidos Podemos han conseguido sellar un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019. Socialistas y morados han escenificado el pacto este jueves con la firma del mismo por parte de sus líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en la Moncloa.


Una de las medidas estrella, y que era uno de los principales obstáculos para el acuerdo entre estos grupos parlamentarios, es la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros para el próximo año, lo que supone un ascenso de 164’1 euros con respecto al actual (735’9 euros), un 22’3% más.


Otra de las propuestas destacadas es la vuelta al sistema previo de pensiones (con la reforma del PP la subida se limitaba al 0’25 en tiempos de crisis), lo que implica elevar las prestaciones en base al IPC. Además se subirán las pensiones mínimas y no contributivas un 3% y “en el caso de que la inflación en diciembre de 2019 supere el 1’6% de revalorización inicial previsto en la Ley de Presupuestos de este año, los pensionistas recibirán una paga para compensar esa desviación”.


También logran superar otro de sus conflictos: los alquileres. En este campo han llegado a un trato en dos aspectos: normas y regulación del mercado. En cuanto al primer punto, los contratos de arrendamiento se ampliarán de 3 a 5 años y los gastos del contrato correrán a cargo del arrendador. En cuanto al segundo, se ampliará el paquete de alquileres más asequibles en 20.000 viviendas y los ayuntamientos podrán regular el alquiler en zonas asediadas por la especulación.


Impuestos, subsidios por desempleo e igualdad


En materia fiscal, las rentas más altas y aquellos que tengan un patrimonio más elevado pagarán más. El IRPF aumenta 2 puntos para los que dispongan de rentas superiores a los 130.000 euros y 4 para los que ganen más de 300.000. Por otra parte regresa el impuesto de patrimonio, que será del 1% para fortunas de más de 10 millones de euros.


En cuanto a los autónomos, se acuerda reformar el sistema de cotización de estos trabajadores para vincularlo a sus ingresos reales, combatir la proliferación de ‘falsos autónomos’ y revisar el régimen especial de criterio de caja en el IVA con el objetivo de hacerlo más atractivo.


En el campo educativo, pactan la universalización de la educación de 0 a 3 años, el incremento de la partida destinada a becas, la reducción de las tesis universitarias y ayudas a las familias. Para la unidad familiar también hay otra gran novedad relacionada con la dependencia: se mejorarán las cuantías mínimas (un 40% más que en los actuales presupuestos) y se recuperan las cotizaciones para aquellos que cuidan a personas en situación de dependencia.


En el escrito de morados y socialistas también se contempla la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años (actualmente es de 55 años). En esta misma línea, se aprueba el restablecimiento del cómputo de estas ayudas en base a las rentas de los beneficiados y no sobre la unidad familiar.


En clave de género, recoge equiparar los permisos de paternidad y de maternidad y finalizar urgentemente la tramitación de varias proposiciones de ley como la de igualdad salarial y de trato en el empleo. Y además se aprueba una mayor dotación para la lucha contra la violencia machista y el impulso de una ley específica contra las violencias sexuales.


No será fácil


Se trata de unas cuentas sociales que tras su paso por Bruselas volverán al Congreso para su aprobación. No será fácil ya que los votos de morados y socialistas no llegan. 


Para que los PGE puedan ver la luz necesitan al PNV y a las fuerzas independentistas catalanas. Y con estas últimas la cosa está aparentemente más complicada. 


ERC ha repetido varias veces que no dará apoyo al Gobierno en materia presupuestaria si no hay 'esfuerzos' por su parte en cuanto a la situación de los presos del Procés, mientras que el PDeCAT -además de por cuestiones de corte soberanista- se muestra reticente porque hay medidas que no les convencen al entender que pueden afectar a una parte de su electorado. 


   ​Tardà desliza el chantaje de ERC al Gobierno de Pedro Sánchez