​El PP tiende la mano a Cs ante un hipotética moción de censura ‘fantasma’ a Torra

|


Alberto Fernu00e1ndez (Job)

Alberto Fernández, portavoz del PP en el Parlament. Fuente: Job Vermeulen


El PP estatal y catalán ha puesto públicamente sobre la mesa su apoyo a una eventual moción de censura a Quim Torra por parte de Ciudadanos. Pablo Casado y Alberto Fernández han instado a Albert Rivera e Inés Arrimadas a aprovechar la fractura de la mayoría soberanista en el Parlament y les ha tendido su mano para echar del Palau de la Generalitat al juntero.


El portavoz popular en la Cámara autonómica y candidato a sustituir a Xavier García Albiol como líder del PPC, Alberto Fernández, ha solicitado a la formación naranja en el pleno de convivencia que presente una moción contra Torra. El pepero ha confiado en que esta propuesta puede ganarse si se suma a “esta alianza por la libertad” a los grupos del PSC-Units y CatECP.



“Ya es hora de acabar con esta agonía”, ha manifestado el también presidente provincial del PP de Tarragona, que a pesar de no haber visto “muy predispuestos” a los naranjas, les ha garantizado que si la presentan contarán con los votos de los cuatro parlamentarios populares.



Fernández ha seguido la línea marcada en la Sesión de Control en el Congreso por el líder del PP. “Estamos ante una oportunidad histórica y no podemos dejarla pasar. Señores de Ciudadanos es momento de presentar una moción de censura”, ha espetado Pablo Casado, que ha afirmado que esta iniciativa permitirá saber también si el PSOE está con los unionistas o con los “golpistas”.


¿Es posible que triunfe la moción?


En la práctica, esta solicitud planteada por el PP sería una especie de moción de censura de carácter simbólico o ‘fantasma’, ya que se trata de una propuesta posible en el debate, pero prácticamente imposible en cuanto a su éxito, debido a que la debilidad parlamentaria del independentismo tiene su reflejo en el llamado constitucionalismo.


Con el Reglamento del Parlament en la mano, los naranjas disponen de la fuerza suficiente en la Cámara para presentar esta iniciativa en solitario, pero necesitan para que fructifique el fin de la misma la mayoría absoluta de 68 diputados. O lo que es lo mismo, los votos de todos los grupos de la oposición (menos uno), incluida la CUP, algo que se antoja imposible.


   ​JxCat tensa la cuerda del Govern con ERC por Puigdemont y sus diputados procesados