​Artur Mas se desmarca de Torra y dice que Puigdemont no es un “loco de la pradera”

Rechaza elecciones anticipadas y pide recomponer la mayoría independentista
|


Mas y Torra (Twitter Torra)

Torra y Aragonès reciben a los imputados por el 9N: Irene Rigau, Joana Ortega, Artur Mas y Francesc Homs. Fuente: Twitter Torra


El expresidente de la Generalitat e impulsor del Procés, Artur Mas, ha reconocido que no comparte la arenga del actual líder del Govern, Quim Torra, a los Comités de Defensa de la República (CDR) y ha defendido que su sucesor Carles Puigdemont no es “un loco de la pradera”.


Así lo ha manifestado en una entrevista a RNE minutos antes de comparecer ante el Tribunal de Cuentas por un delito de malversación relacionado con la consulta independentista ilegal del 9N. En ella ha confesado que no está de acuerdo, en ocasiones, con la hoja de ruta de los líderes soberanistas, aunque la respeta.


Sobre Torra: “No lo hubiera hecho así”


Preguntado por las palabras de Torra durante el aniversario el 1-O instando a los CDR a “apretar”, Mas ha admitido que no lo habría hecho, aunque ha matizado que él no es el presidente de la Generalitat. “Cada uno hace sus actos como cree”, ha manifestado el convergente, que ha puntualizado que respeta su “estilo”, pero no lo comparte: “No lo hubiera hecho así”.


El político ha justificado su postura alegando que ejerció la Presidencia de otra forma, si bien ha puntualizado que ésta no es “mejor o peor”. En esta línea ha recordado que “Puigdemont iba a manifestaciones y yo no”, y ha detallado en su caso entendía “que tenía que preservar mi figura institucional al 100x100”. “Pero lo respeté absolutamente”, ha zanjado.


Sobre Puigdemont: “Cada uno se tiene que hacer responsable de sus actos”


A preguntas del periodista sobre si está de acuerdo con las acciones realizadas en el último año por su sucesor, ha reconocido diferencias, pero ha defendido que se trata de un “presidente” en “el exilio” y un “símbolo” de un objetivo político al que “mucha gente está dando apoyo”.


“Es cierto que no siempre coincidimos en nuestras opiniones sobre cómo debían desarrollarse las últimas fases del proceso”, ha reconocido en referencia a su propuesta de convocar unas elecciones anticipadas hace un año y que fue rechazada por Puigdemont. “A partir de ahí cada uno se tiene que hacer responsable de sus actos”, ha afirmado.


En cuanto a su promesa de regresar a Catalunya, el exlíder del Govern ha justificado que no la haya cumplido ya que de “volver a casa” sería encarcelado: “Lo prometió en el marco de una campaña electoral porque pensaba que si ganaba, como ganó, haría reconsiderar la posición de la Justicia española”.


No es un loco de la pradera que se ha inventado un proceso”, ha enfatizado el inhabilitado, que ha reivindicado que Carles Puigdemont es un político que ha tratado de ser “consecuente” y que ha intentado cumplir un “mandato popular”.


Rechaza elecciones en Catalunya


En alusión a la posibilidad de que se celebren elecciones en Catalunya como consecuencia de la pérdida de la mayoría de JxCat y ERC por la pérdida de 4 votos junteros, ha rechazado esta idea y ha instado a los suyos a “recomponer” la unidad soberanista porque es “el mandato de la gente”.


Sobre las relaciones Estado-Generalitat ha expresado que, aunque en el diálogo con los del PSOE no está habiendo avances, sí ve un cambio de actitud a la hora de abordar la cuestión catalana, ya que la forma de llevar el tema por parte del presidente Pedro Sánchez es “más abierta, tranquila y flexible” que la del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Mas considera que esto es algo que hay que “tener en cuenta” frente a la “carrera absolutamente loca” de PP y Ciudadanos. 


   ​El TSJC desecha la denuncia por los comentarios xenófobos de Torra por prescribir el delito