​JxCat tensa la cuerda del Govern con ERC por Puigdemont y sus diputados procesados

Los cuatro junteros suspendidos rechazan la designación de un sustituto
|


Puigdemont Waterloo (Twitter JxCat)

Puigdemont a su regreso a Waterloo (archivo). Fuente: Twitter JxCat


El huido en Waterloo Carles Puigdemont y los presos en Lledoners Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez han decidido mantenerse en su trece y no designar a un sustituto para que ejerza sus derechos parlamentarios. La cuerda independentista sigue rompiéndose por culpa de la situación de los diputados de JxCat afectados por la suspensión del Tribunal Supremo, en especial, la del expresidente de la Generalitat. 


Después de que la Mesa del Parlament haya tumbado, con los votos de ERC y PSC, la delegación del voto de los junteros, éstos han contraatacado presionando a los republicanos con un comunicado, en el que han lanzado algunas ‘pullitas’.


Rull, Turull, Sànchez y Puigdemont se arrancan denunciando los “esfuerzos” del Supremo por “alterar la normalidad parlamentaria” y señalan que este “último episodio” de la acusación de rebelión tiene como “único objetivo” aplicar el artículo 384 bis de la LeCRIM para promover su suspensión.


En esta línea acusan al instructor de la causa del Procés, Pablo Llarena, de tratar de “blanquear” de manera “torticera” una decisión que, a su juicio, es “injusta y de una gravedad sin matices en términos democráticos”. Y repiten nuevamente que no han cometido ninguno de los delitos que se les atribuyen.


Entrando en materia parlamentaria, estos diputados, que recuerdan la resolución sobre este tema que fue aprobada en pleno el 2 de octubre –que habla de designación, no de delegación-, valoran que la delegación propuesta por ellos se “ajusta a derecho” y, a pesar de no estar de acuerdo con la decisión de la Mesa, expresan su “respeto” a la fórmula escogida por los republicanos Oriol Junqueras y Raül Romeva, por lo que piden que la suya también sea “respetada”.


“Si finalmente la decisión de la Mesa es impedir el ejercicio de nuestro derecho a votar, hemos de manifestar que nosotros asumiremos la decisión y nuestros derechos dejarán de ser contabilizados”, sentencian en la nota, en la que afirman que irán a organismos internacionales para “encontrar la justicia que el Estado español nos niega y se niega a sí misma”.


De manera indirecta este comunicado es una 'bofetada con la mano abierta' a ERC. Los junteros señalan con el dedo a los republicanos como los culpables de que Carles Puigdemont y los suyos no puedan votar por obedecer al Supremo o, al menos, por no desobedecerlo. Con 61 diputados y con los presupuestos todavía en el congelador, la CUP se torna más definitiva si cabe. 



   ​La Mesa del Parlament tira por tierra la delegación de los diputados de JxCat