Una oficina del Parlamento Europeo apunta a Wagensberg, Mauri y Baños como cabecillas de CDR

|


Asedio Via Laietana (CDR Catalunya)

Acción de los CDR en Via Laietana. Fuente: CDR Catalunya


Un informe de la oficina de la eurodiputada Maite Paguzaurtundúa (UPyD) ha alertado del peligro que suponen los Comités de Defensa de la República (CDR). El texto recoge que estos comandos independentistas cuentan con una cúpula formada por unas 22 personas y que está vinculada, principalmente, a la CUP y a las entidades soberanistas ANC y Òmnium Cultural.


Este documento realizado por una de las oficinas del Parlamento Europeo y cuya existencia ha revelado este lunes El Confidencial señala que los CDR son grupos de activistas ‘indepes’ que están organizados “en redes” que forman un engranaje que dirige la presión en las calles por medio de movilizaciones. 


El informe destaca la existencia de 390 CDR repartidos por toda Catalunya y 22 en el extranjero: Francia, Alemania, Canadá, Japón, Venezuela, Italia, EEUU, Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, México y Austria.


Una decena de Comités duros


Asimismo subraya que hay en torno a una decena de Comités más duros, más violentos, con “profesionales de la lucha callejera”, que se combinan con otros más suaves, más pacíficos. Y añade que en todos ellos no hay cabezas visibles públicamente, actúan con autonomía y tienen libertad de acción, por lo que son colectivos de difícil control para las fuerzas de seguridad.


Por otra parte se refiere a otro documento hecho por la Guardia Civil que presenta evidencias en cuanto a la relación entre los CDR con la CUP, la ANC y Òmnium. En este escrito se identifica con “nombres y apellidos” a los presuntos cabecillas, entre los que se encuentran, entre otros, el diputado de ERC, Ruben Wagensberg, el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, o el exdiputado de la CUP, Antonio Baños.


También sostiene que los objetivos de estos grupos consisten en “deslegitimar las instituciones españolas”, “alterar el orden público”, disuadir del cumplimiento de la ley y exigir que se cumpla la DUI (declaración unilateral de independencia) del 27-O.


Para ello, lejos del pacifismo, el informe detalla la alternancia entre la “desobediencia civil y la resistencia”, tanto pasiva como activa. Y explica que dentro de su modus operandi están las 'concentraciones expréss', es decir, la convocatoria y desconvocatoria de acciones cuando el ambiente se calienta: “Los coordinadores se encargan de mandar tuits desconvocando las concentraciones antes de que se puedan adjudicar las peores consecuencias” a los CDR.


   Sindicatos de Mossos cargan contra el Govern por sus deplorables condiciones en el operativo del Parlament