​Torra y Aragonès simulan la unidad del Govern

El presidente de la Generalitat pone fecha de caducidad preferente a la unidad del Govern
|


Torra y ARagonu00e8s (Twitter Govern)

Quim Torra y Pere Aragonès, presidente y vicepresidente de la Generalitat. Fuente: Twitter Govern


Performance del Govern catalán este viernes. El presidente y su número dos en la Generalitat, Quim Torra (JxCat) y Pere Aragonès (ERC), han escenificado la unión y el ‘buen rollo’ en una comparecencia de prensa conjunta después de las tensiones vividas el jueves en el Parlament por la suspensión de los diputados procesados por el Tribunal Supremo.


Tras la tempestad viene la calma, este ha sido el mensaje que ha intentado inculcar el Govern con las intervenciones de Torra y Aragonès. El juntero y el republicano han simulado haber superado sus diferencias, aunque han admitido los problemas que tienen para mantener este acuerdo de gobierno que ven mejorable, por lo que se han comprometido a “fortalecer” su pacto.


El vicepresidente de la Generalitat ha reconocido que “los mecanismos de coordinación y del acuerdo de legislatura son mejorables”, si bien también ha hecho culpable de las dificultades para gobernar Catalunya a la situación de los presos y de los fugados independentistas.


Por su parte, el líder del Govern, que ha rechazado que esta semana se haya vivido una crisis entre JxCat y ERC, ha apuntado, 10 meses después de las elecciones del 21-D, la necesidad de “renovar el compromiso del Govern con el conjunto de la sociedad”.


“Nos hace falta hablar entre nosotros y con el resto de la familia soberanista para trazar un horizonte y que el camino nos conduzca” a la independencia, ha proseguido Torra, que se garantizado su compromiso con la unidad del Govern, pero le ha puesto fecha: “Garantizamos esta unidad, como mínimo hasta el día de las sentencias”.


Sin embargo, este extremo ha sido suavizado por Aragonès, que ha indicado que no está en duda la “estabilidad” del Govern y ha añadido que las sentencias serán un punto de inflexión y tendrán un impacto en Catalunya. “En su momento tendremos que tomar las decisiones que toquen, pero la estabilidad del Govern está garantizada”, ha tratado de tranquilizar el de ERC.



Las presiones a Sánchez


Lo cierto es que Esquerra Republicana y Junts per Catalunya no coinciden tampoco en la estrategia para presionar al Gobierno de Pedro Sánchez. Por un lado, Torra mantiene vigente su ultimátum de noviembre como límite para retirar el apoyo al Ejecutivo socialista en el Congreso, mientras que Aragonés ha supeditado mantener el respaldo a la actuación del gabinete del PSOE, pero sin mencionar un plazo.


Preguntado el líder de la Generalitat por si ERC comparte su ultimátum, Torra ha contestado sin dar respuesta: “La comparecencia conjunta ya responde a su pregunta”. Sin embargo, al dirigir la cuestión a su número dos en el Palau, la cosa cambia. El republicano se muestra más indulgente con los socialistas, aunque les alerta de que el respaldo de su grupo no es gratis y estará en riesgo si los de Sánchez siguen haciendo lo mismo que los de Rajoy.




   ​JxCat se salta el acuerdo inicial con ERC y burla la suspensión del Tribunal Supremo