La CUP acata sin acatar la inhabilitación de la alcaldesa de Berga, Montse Venturós

Los anticapitalistas proponen al Parlament crear una legalidad propia para el municipalismo
|


Venturu00f3s (AJuntament Berga)

Montse Venturós, alcaldesa inhabilitada de Berga. Fuente: Ajuntament de Berga


Sí pero no. O más bien, no pero sí. Montse Venturós, la alcaldesa cupaire de Berga (Barcelona), recibe la inhabilitación, pero dice que no la acata, aunque otro será quien estampe su firma en los acuerdos y decisiones de su Govern municipal. La estrategia: acatar sin acatar.


Venturós ha recibido este jueves la suspensión por parte de un juzgado de Manresa por tener la estelada durante las últimas elecciones autonómicas y estatales y a pesar de la advertencia de que, si no la retiraba, estaría incurriendo en delito electoral. Por esto la anticapitalista fue también condenada a una multa de 540 euros por desobediencia.


La propia alcaldesa, que había presentado recurso y lo ha retirado para poder presentarse a las elecciones municipales de mayo, anunció entonces que se mantendría al frente del Consistorio a pesar de la decisión judicial. Sin embargo, en la práctica, será el primer teniente alcalde Oriol Camps el responsable de las funciones jurídicas.


Según ha explicado Venturós seguirá con su función política pero cederá su firma al concejal que sea designado alcalde para garantizar que no se puedan tumbar los acuerdos de gobierno. Es decir, formalmente no será alcaldesa, pero simbólicamente sí.


La CUP propone una “legalidad propia”


De esta forma, Venturós ejercerá a partir de ahora como “alcaldesa legítima” al asistir a los actos y reuniones, tal y como ha informado la CUP en un comunicado. No obstante lo hará acompañada de quien esté “en funciones” a de alguno de los regidores.


Los anticapitalistas han señalado que se trata de una “nueva estrategia” contra el aparato del Estado español que busca abrir la vía hacia una nueva institucionalidad que “cuestione el régimen del 78 y contraponga la legitimidad popular con este régimen”, ha manifestado el portavoz del Secretariado Nacional de la CUP, Lluc Salellas.


En estos mismos términos también ha hablado Natàlia Sánchez. La diputada cupaire ha dicho que, con el ‘no acatamiento’ de la sentencia, Venturós será “la primera alcaldesa de una nueva institucionalidad al margen del régimen”. Así ha insistido en la apuesta de su formación por defender casos parecidos al de la alcaldesa de Berga y no aceptar la inhabilitación.


Por ello, desde la CUP se pone sobre la mesa “que no se escojan” nuevos alcaldes y que, por el contrario, se facilite “al máximo la participación y visualización” de los ediles afectados en la agenda política del Ajuntament.


Por último, Sànchez ha exigido al Parlament que “trabaje en una legislación que vaya más allá del marco del régimen del 78” para que el municipalismo “quede amparado por una legislación alternativa”. Salellas ha concretado que la CUP propone “una Asamblea de Electos que pueda construir una legalidad propia y republicana donde se pueda encontrar un amparo popular e institucional”.


   Montse Venturós (CUP), alcaldesa de Berga, inhabilitada 6 meses por la estelada del Ayuntamiento