​ERC y JxCat vuelven a pelearse en el Parlament por el diputado Puigdemont

Pospuesto de nuevo el pleno
|


Torrent pleno martes (Job Vermeulen)
Roger Torrent, presidente del Parlament, en el pleno del martes. Fuente: Job Vermeulen/Parlament


La situación de los diputados procesados por el Procés vuelve a poner en jaque el Parlament. La herida abierta en canal desde verano entre junteros y republicanos vuelve a sangrar este jueves por culpa de los parlamentarios suspendidos por Llarena, entre ellos Puigdemont.


Las discrepancias entre los socios del Govern de Torra sobre cómo afrontar esta cuestión han provocado que, nuevamente, se cierren las puertas de la Cámara autonómica –de momento de forma provisional. Hasta nuevo aviso el Debate de Política General queda pospuesto sin hora prevista para su reanudación.


Primer asalto


Tras el pacto entre ERC y JxCat y la consiguiente aprobación en el Parlament de la designación de un sustituto para los procesados, la cosa se torcía la tarde del martes con las palabras de Eduard Pujol. El portavoz adjunto de los junteros apuntaba que su grupo no registraría en la Cámara un nuevo escrito para solicitar la delegación al entender que no existe la suspensión.


El miércoles, además de por el ultimátum de Torra a Sánchez, hubo 'pollo' entre los socios del Ejecutivo catalán por esta decisión anunciada por Pujol. Esquerra decía que Junts había roto el pacto al no querer presentar este escrito. Y finalmente los de Puigdemont pasaban por el aro y aceptaban su registro pero con matices.


Segundo asalto


Así los junteros han terminado presentando a la Mesa este jueves una solicitud diferente a la que le pedía Esquerra. En ella se afirma que los diputados de JxCat seguirán delegando el voto como venían haciéndolo hasta ahora porque, según consideran, no están afectados por la suspensión del Supremo.


El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha comunicado que acepta la petición de que los junteros sigan delegando su voto en el portavoz Albert Batet, pero aquí ha venido el problema. “Continuaré votando en representación de los diputados Carles Puigdemont i Casamajó, Jordi Turull i Negre, Josep Rull i Andreu y Jordi Sànchez i Picanyol de acuerdo con los escritos que se adjuntan”, reza la solicitud.


El republicano se ha mostrado de acuerdo pero ha visto un error de forma en el escrito, ya que los perjudicados deberían registrar ellos el texto en lugar del vocero. Esta opinión ha sido compartida por los letrados del Parlament, que también han añadido, tal y como han revelado fuentes parlamentarias, que la fórmula no sirve ya que la única vía es que se designen a los sustitutos.


Dichas fuentes han indicado que entonces Torrent ha puesto como condición la firma de los parlamentarios suspendidos, pero este grupo se ha mostrado reticente y ha obligado a los máximos representantes políticos catalanes a reunirse para tratar de desencallar la situación. Así ha desfilado por el despacho de Torra miembros de su Govern como Elsa Artadi o Pere Aragonès, así como diferentes diputados de ERC y JxCat, tales como Josep Costa o Josep Maria Jové.


Tercer asalto


Después de tres horas de reunión la sangre no ha llegado al río y las aguas, al menos de forma aparente, se han calmado. Ambos grupos han llegado finalmente a un acuerdo para que Turull, Rull, Sànchez y Puigdemont envíen individualmente un documento, que se sumará al que fue remitido por Batet y que habilitará a este último a votar por ellos.


Parece que a ERC le vale esta solución que permitiría reanudar la sesión plenaria. No obstante está ahora por ver lo que dicen los letrados, ya que estos son partidarios de la fórmula empleada por los diputados republicanos Raül Romeva y Oriol Junqueras, que presentaron sendos documentos designando como representante al líder de ERC en la Cámara, Sergi Sabrià


   ​ERC admite que no sabía nada del plan ultimátum de Quim Torra