​El Procés disfraza en el Parlament su acatamiento a la suspensión de los diputados

|


Pleno Parlament (Job Vermeulen)

Pleno del Parlament del 2 de octubre. Fuente: Parlament/Job Vermeulen


El independentismo camufla en el Parlament su acatamiento a lo dispuesto por el Tribunal Supremo. Los socios del Govern, JxCat y ERC, se han posicionado hoy en contra de la suspensión de los diputados procesados en la causa del Procés y han aprobado, acto seguido, otro punto en el que han aceptado designar a un compañero de su grupo en el que delegar sus derechos parlamentarios, incluido el voto.


Junteros y republicanos, que en los últimos meses han vivido una importante crisis por sus diferentes formas de entender cómo sortear esta resolución del juez Llarena, han logrado llegar a un trato disfrazando de pleno específico el hecho de acatar lo dicho por el Alto Tribunal.


Así, en la sesión plenaria se ha debatido este asunto y se ha sometido a votación dos puntos separados. En el apartado A se ha pedido al hemiciclo pronunciarse sobre la suspensión, mientras que en el B sea propuesto que los diputados afectados puedan delegar sus funciones.


La primera disposición, en la que se ponía sobre la mesa la suspensión dictada por el TS, ha sido rechazada por mayoría con los votos de Junts per Catalunya, ERC, comuns y la CUP (71); mientras que el PSC-Units no ha votado, y Ciudadanos y PP incluso han abandonado el pleno antes de la votación.


De su lado, la segunda, relacionada con la delegación del voto, ha sido aprobada gracias a los votos a favor de junteros, republicanos y comuns; mientras que los cupaires han votado en contra, los socialistas no han votado, y populares y naranjas no estaban.


Precisamente sobre la separación de estas votaciones se han pronunciado Cs, PSC y PP, cuyos portavoces han puesto en duda que se pudiera hacer ya que, en caso de rechazarse el punto A, valoran que no tiene sentido votar el B, al referirse éste a cómo aplicar esa suspensión, porque supone votar la consecuencia de una causa después de negarse dicha causa.


Roger Torrent ha explicado que para él no hay contradicción y ha recordado que es potestad suya como presidente del Parlament aceptar la votación separada de un punto cuando un grupo lo pida. La separación era necesaria para que el punto B contra con luz verde, porque el A necesitaba mayoría absoluta de 68 diputados, mientras que el B requería mayoría simple


En la práctica la situación de estos diputados procesados, tales como Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, es la misma que hasta ahora e implica el acatamiento por parte de la Cámara de lo resuelto por el TS. Los parlamentarios habían sido ya suspendidos automáticamente, ya que ni cobran sueldo, ni emiten voto ni pueden presentar iniciativas parlamentarias. De esta forma, el pleno específico se convierte, nuevamente, en un acto simbólico por parte del Govern.


   Diputado de ERC denuncia la treta de Cs para hacerse la foto saliendo del Parlament