La comida preparada, la opción del 31% de los consumidores cuando hacen la compra

|


Supermercado (Eroski)
Uno de cada tres consumidores aprovecha los puntos de comida preparada en la tienda. Fuente: Eroski


Un 31% de los consumidores aprovecha los puntos de comida preparada en la tienda cuando hace la compra y evitar así cocinar, según el informe 'La búsqueda de la conveniencia' de Nielsen, que revela además que un 19% está dispuesto a sumarse a esta tendencia de la comida preparada si la encontrara en alguno de sus establecimientos habituales.


Por otra parte, esta conveniencia ligada al lugar de compra se asocia principalmente con factores como la  ubicación cercana, ya que a un 44% les influye para elegir tienda, con una disposición de los artículos en la tienda que facilite el acto de compra (condiciona a un 41%) o bien con que el paso por caja sea rápido (a un 35%).


Del mismo modo la conveniencia se asocia también al producto, pues hay una demanda creciente de productos fáciles y simples que ayuden al consumidor. En este sentido, en torno a tres de cada diez quieren más productos que le sean cómodos y que le hagan la vida más fácil. Además, cerca de un 20% pide más artículos con dimensiones más adaptadas a su hogar, cada vez más pequeño.


Por otro lado, según Nielsen, los viajes y la ropa son los grandes sectores donde el 'online' se ha hecho más fuerte en España. Así, más de un 60% ya utiliza Internet para organizar sus escapadas y vacaciones, mientras que más de la mitad hace lo propio para vestirse y compra a partir de lo que ve en una pantalla. Asimismo, hacer cola para conseguir entradas para un evento es también cada vez menos habitual, al menos para el 50% de los consumidores, según el estudio.


En el caso de la alimentación, en cambio, aún está en fase de despegue. Cerca de dos de cada diez ya hacen en algún momento la compra desde su PC, que es el dispositivo más utilizado para ello, si bien en el caso de los frescos son menos los que ya han probado el súper online, un 11%.


   España es el séptimo país de la Unión Europea que desperdicia más comida