​La acampada independentista se queda por La Mercé

La oposición unionista pide a Colau que levante el campamento independentista
|


Miembro acampada independentista

Integrante de la acampada independentista de plaza Sant Jaume. Fuente: Europa Press


El Ajuntament de Barcelona y Acampada per la Llibertat, colectivo independentista instalado en la plaza Sant Jaume, han llegado a un acuerdo para que los acampados se queden pero en un espacio más reducido que no entorpezca las fiestas de La Mercé.


Así lo ha afirmado uno de los integrantes del grupo, que ha explicado que se mantendrán al menos tres tiendas y un punto de información. En declaraciones a los medios ha detallado que tratarán de “reducir el espacio al máximo” y ha asegurado que mantendrán estas tres tiendas (llenas de material y de grandes dimensiones) y que recogerán el resto (actualmente hay unas 20).


A preguntas de los medios ha sostenido que tienen contacto directo con cuerpos de seguridad para que ésta quede garantizada y ha indicado que moverán el campamento si es necesario en base a planos y a espacios que deban quedar vacíos para asegurar el paso de vehículos de emergencia y de personas.


Desde el Ajuntament, fuentes municipales han recordado que el teniente alcalde de Derechos de Ciudadanía, Jaume Asens, ha abordado el asunto con los concentrados, que les transmitió la necesidad de hacer compatible la protesta con el desarrollo de La Mercé y han agregado que es un posicionamiento compartido con la Generalitat, aunque no han concretado detalles.


La oposición pide a Colau que levante el campamento


Por su parte este pacto no ha gustado a la oposición unionista, que ha pedido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que levante el campamento.


Jaume Collboni, líder del PSC en la Ciudad Condal, ha criticado que el Govern municipal de un trato “preferente” a la acampada por ser independentista y que no se le aplique la normativa que se tiene que aplicar por igual a todos los ciudadanos. Por ello ha acusado al Ejecutivo de BComú de diferenciar entre “manifestantes de primera y de segunda”, y ha avisado a Colau de que debe velar porque la fiesta sea plural, esté despolitizada y la plaza esté libre de cualquier obstáculo.


En esta misma línea el presidente del PP en el Ajuntament, Alberto Fernández, ha lamentado que el Govern comú negocie con los acampados, ya que el cumplimiento de las ordenanzas y las normas no se puede negociar, sino que se tiene que cumplir: “Ser independentista no es tener barra libre de ordenanzas municipales o tener una patente de corso ante las normas, que son de obligado cumplimiento”.


De su lado, Ciudadanos de Barcelona ha requerido por carta el desalojo y ha pedido hacer cumplir las ordenanzas para garantizar el uso y disfrute de la plaza de todos durante la fiesta mayor de la capital catalana. La máxima dirigente naranja Carina Mejías ha dicho en un comunicado que es necesario garantizar la neutralidad para que “ningún barcelonés pueda sentirse excluido”.  


   ​Hablamos Español denuncia al conseller Buch por prevaricación