Borrell saca la cara por el embajador que protestó por el lazo amarillo del alcalde de Perpiñán

|


Borrell (Eduardo Parra EP)

Josep Borrell, ministro de Exteriores. Fuente: Eduardo Parra/Europa Press


El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha respaldado públicamente al embajador español en Francia, Fernando Carderera, que envió al alcalde de Perpiñán, Jean-Marc Pujol, una carta de protesta por lucir un lazo amarillo cuando recibió al presidente de la Generalitat, Quim Torra.


Interpelado por el PDeCAT en la Sesión de Control  al Gobierno en el Congreso, Borrell ha señalado que el embajador actuó de forma "correcta" al protestar, porque el lazo es un símbolo que busca denunciar que en España hay presos políticos y no hay una justicia independiente sino al servicio del Gobierno, y eso "no es cierto".


"Si una autoridad pública de un país extranjero recibe a una autoridad pública de España, que además es el máximo responsable del Estado en Catalunya, luciendo un símbolo que significa una descalificación absoluta del sistema político español, el embajador de España protesta", ha zanjado el ministro, que ha respondido así al diputado Jordi Xuclà, que ha opinado que el diplomático hizo el "ridículo" y tuvo un comportamiento "profundamente antidemocrático" porque, a su modo de ver, se entrometió en la "libertad de expresión y de reunión" del alcalde. 


El encuentro de Pujol y Torra tuvo lugar el 31 de agosto y la protesta del embajador el 4 de septiembre. El 7, según el relato del diputado, el alcalde francés respondió a Carderera también por carta, declarándose "absolutamente sorprendido" y tachando de "inadmisible" la protesta porque, a su juicio, un electo de la República francesa no se debe justificar ante la Embajada española por sus actos o sus declaraciones.


Borrell ha puntualizado que el embajador no valoró que el alcalde de Perpiñán se reuniese con Torra, ni puso ningún obstáculo a dicha reunión, sino que su queja es por un símbolo que supone decir que la Justicia española no es independiente: "Tiene que protestar, porque no es cierto".


De hecho, ha aprovechado para decir a Xuclà que el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, ha afirmado que "la actitud del Gobierno español en Catalunya está ajustada a la ley española y al Convenio de Derechos Humanos" del Consejo, que es el encargado de velar por los DDHH en Europa, así que "alguna autoridad debe tener". "¿Le suena la institución?", le ha preguntado.


El soberanista, por su parte, le ha dicho a Borrell que el Consejo General de los Pirineos Orientales -una de las instituciones a las que el embajador envió copia de su carta, junto al Senado y al ministerio de Exteriores- también tiene lazos amarillos en su sede.





   ​Tardà desliza el chantaje de ERC al Gobierno de Pedro Sánchez