​Hablamos Español denuncia al conseller Buch por prevaricación

|


Manifestaciu00f3n Hablamos Espau00f1ol

Manifestación de Hablamos Español en Barcelona. Fuente: Europa Press


La asociación Hablamos Español ha presentado una denuncia contra, entre otros, el conseller de Interior, Miquel Buch, por los sucesos ocurridos el pasado domingo en Barcelona durante su manifestación contra la “imposición lingüística” y a favor de la “libertad de la lengua en la escuela”.


La demanda se ha registrado contra el conseller Buch, el director general de Administración de Seguridad de la conselleria de Interior, Jordi Jardi Pinyol, los diputados de JxCat, Aurora Madaula y Francesc de Dalmases, el fundador de Terra Lliure, Frederic Bentanachs, y contra tres agentes de los Mossos d’Esquadra.


La asociación se querella contra Buch y Jardi porque considera que existe prevaricación o, en su caso, por impedir el adecuado y normal ejercicio del derecho de manifestación al omitir las acciones oportunas para garantizar el desarrollo de la manifestación y el efectivo derecho de reunión pacífica y libertad de expresión.


En el caso de Madaula, Dalmases y Bentanachs lo hace por delitos de desórdenes públicos, odio, constitución de grupo criminal, perturbación grave del desarrollo de una manifestación legalmente convocada, reunión ilícita y coacciones. Y a los agentes por poner en riesgo la integridad de los manifestantes y omitir las acciones oportunas para garantizar el normal funcionamiento de la concentración.


La entidad presenta esta querella por los incidentes ocurridos durante su concentración, bajo el lema ‘Contra la imposición lingüística y el adoctrinamiento: Libertad’. Hablamos Español no pudo terminar su recorrido debido a los momentos de tensión vividos al coincidir en la zona con el colectivo independentista Acampada per la Llibertat.


EL pequeño grupo soberanista, que lleva en la plaza Sant Jaume desde la Diada, había hecho un llamamiento días antes para que la gente fuese a defender la escuela catalana. Durante dos horas los asistentes a ambas concentraciones se intercambiaron gritos e insultos.


   Recurren la primera sentencia absolutoria a un policía nacional por el 1-O en Lleida