​Aznar niega su relación con Correa y descarta pedir disculpas por la corrupción del PP

Afirma que no hubo caja B en el Partido Popular y que no se acogió a la amnistía fiscal
|


Aznar (Marta Fernu00e1ndez Jara)

Jose María Aznar, expresidente del Gobierno, en el Congreso. Fuente: Marta Fernández Jara/Europa Press


El expresidente del Gobierno popular, José María Aznar, ha negado en su comparecencia este martes en la comisión de investigación sobre la financiación ilegal del PP en el Congreso haber tenido algún tipo de relación con el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa. El político ha rechazado la existencia de una caja B en su formación y ha mostrado su preocupación por su exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana.


Arropado por la plana mayor del PP (el presidente Pablo Casado, el secretario general Teodoro García Egea y la portavoz parlamentaria Dolors Montserrat), el presidente de FAES se ha desvinculado por completo de Correa, con el que ha dicho no tener relación de “amistad”, a pesar de que éste acudió a la famosa boda de su hija en 2002 en San Lorenzo de El Escorial. De hecho, ha asegurado en varias ocasiones y en respuesta a las preguntas de los diputados que ni le conocía ni le contrató.


Uno de los que le ha interrogado sobre esta cuestión ha sido el secretario del grupo del PSOE, Rafael Simancas. El socialista, con el que ha mantenido un tenso encuentro, le ha preguntado por las “virtudes” y “ventajas” de fichar a Correa y de qué le conocía. “Ni conocía al señor Correa ni contraté al señor Correa. No sé si le produce frustación, pero le contesto”, le ha espetado Aznar.


“No tuve relación con el señor Correa, no tuve amistad. No le contraté. Más claro y más breve no puedo ser”, les ha replicado al portavoz del PNV y al de Bildu, Mikel Legarda y Oskar Matute, quienes también le habían interpelado por esta cuestión. 


Legarda incluso le ha interrogado sobre las declaraciones de José Luis Peñas, exconcejal del PP de Majadahonda que delató al líder de la Gürtel, en las que afirmó que Aznar tenía una relación “muy estrecha” con Correa y que este siempre se sentaba a su “derecha”.


Como siempre que se le ha preguntado por las declaraciones de otras personas, el popular se ha limitado a instar al interpelante a pedirle cuentas a los que han hecho esas afirmaciones, aunque ha añadido que Correa “no ha estado a mi derecha, a mi izquierda ni encima”. “Sencillamente es que no he estado nunca con el señor Correa”, ha manifestado Aznar, que ha dicho haber actuado siempre “tajantemente y de manera determinante” contra la corrupción.


En este punto, se ha negado a pedir disculpas a la ciudadanía, tal y como le ha pedido Simancas, por el daño que la corrupción de su formación ha hecho a las instituciones, entre otras cuestiones porque considera que tal delito por parte del partido no se produjo. “No tengo que pedir perdón por nada, no voy a pedir perdón porque usted me lo pida”, ha sentenciado Aznar, que ha lamentado la situación de Zaplana.



Sobre el valenciano, en prisión desde junio en el marco de la 'operación Erial' por delitos de blanqueo, prevaricación y malversación, ha expresado que no hacía “ninguna valoración desde el punto de vista jurídico”, pero sí ha querido manifestar una “seria preocupación por una persona que padeciendo una leucemia está en esas circunstancias”.


Por último, y en respuesta a la pregunta de Toni Cantó (Ciudadanos) sobre si se había acogido a la amnistía fiscal de Montoro, ha afirmado que no lo ha hecho y se ha jactado de ser el único jefe de Estado cuyo bajo mando no se ha aprobado una regularización fiscal. Además, aunque nadie se lo ha preguntado, se ha “adelantado” para dejar claro, según él, que ni ha tenido ni tiene una cuenta bancaria fuera de España. “No tengo ninguna cuenta fuera, ni ahora, ni antes, ni la voy a tener nunca. Por eso no aparezco, porque no la voy a tener nunca”. 


   Imputada que reveló la corrupción de Rita Barberá muere al precipitarse desde un balcón