El conseller Buch, que defiende la libertad de expresión, llama "intolerantes" a los 'quitalazos'

"Reconfortará una vez más la sensación de que no vivimos en una sociedad democrática"
|


Buch
Miquel Buch, conseller de Interior de la Generalitat. Fuente: Europa Press


El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha reclamado dejar de poner en la picota al cuerpo de los Mossos d'Esquadra, ha negado que sean una policía política y ha avisado de que "no sacarán ni un lazo porque no es competencia de los Mossos sacar lazos".


En una entrevista de Europa Press, ha expresado: "Los Mossos no retirarán lazos amarillos y, en el caso de que un juez obligue a que en los edificios públicos se deban retirar mensajes políticos, reconfortará una vez más la sensación de que no vivimos en una sociedad democrática".


El juntero Buch se ha expresado así después de que en la reciente Junta de Seguridad de Catalunya coincidiera con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la necesidad de garantizar la seguridad ciudadana y la pluralidad en el espacio público y, en palabras del ministro, se habló de "neutralidad".


El responsable de Interior ha precisado que se debe garantizar la libre expresión de la sociedad en la vía pública, aunque no plantear que no haya lazos porque "se empieza retirando la libertad de expresión en un espacio y se acaba retirando de todas partes".


"No podemos afrontar un debate donde la calle no sea un espacio de libre expresión de todo el mundo", ha afirmado el conseller, que posteriormente ha tachado de intolerantes a quienes molestan estos símbolos por la libertad de los presos independentistas: "Hay quien dice que se siente insultado o que le molesta cuando ve un lazo amarillo, pues es una persona intolerante, absolutamente intolerante". 


Sobre los Mossos: "La policía no hace política"


Sobre las acusaciones de que los Mossos son una policía política, ha dicho que en su conselleria hay un lazo en el balcón pero que en ninguna comisaría del cuerpo hay lazos: "En la conselleria hay un representante político y los políticos hacen política. La policía no hace política".


"Hay quien lo ha querido mezclar todo: como el conseller tiene un lazo amarillo toda la policía tiene un lazo amarillo", en alusión al líder de Cs, Albert Rivera, y ha considerado que los Mossos son neutrales y una policía democrática. Ha defendido que son una policía de primera, de la que está "muy orgulloso", y que es muy respetada por la sociedad al tener grandes profesionales. 


Para Buch, los Mossos, al igual que TV3, son públicos y neutrales, y el día que no lo sean, serán castigados por la ciudadanía catalana: "A diferencia de otros estados, nosotros los catalanes queremos medios de comunicación públicos objetivos, policía objetiva y democrática y nos sentiremos incómodos y rechazaremos lo que no sea así". "Nuestra policía es democrática, ha sido democrática y será democrática, y preservará a la democarica", ha reiterado.


En cuanto a los 72 agentes del cuerpo autonómico investigados en varios juzgados catalanes por el referéndum ilegal del 1 de octubre, ha afirmado que su actuación fue "correcta" y "adecuada al mandato judicial", añadiendo que desde Asuntos Internos se han abierto expedientes, sin precisar cuántos, que están paralizados a la espera de que se resuelva el proceso judicial. 


Preguntado por la concesión de un servicio de escolta para Carles Puigdemont en Bélgica, Buch ha cargado contra el Gobierno de Pedro Sánchez, en concreto contra el ministerio de Exteriores que lidera Josep Borrel por no facilitarlo. En este sentido ha considerado lamentable que no se proteja al exlíder del Govern por "motivos políticos" y ha acusado al Ejecutivo socialista de vulnerar la Ley del estatuto de expresidentes de la Generalitat. 


   ​El conseller Buch compara los símbolos independentistas con los del SIDA