El comú Jaume Asens celebra la investigación a agentes de la Policía Nacional por las cargas del 1-O

Nuevos agentes de la Policía Nacional investigados en Barcelona por la violencia policial del ilegal 1-O
|


Policu00edas 1 O

Cinco nuevos agentes de la Policía Nacional investigados por su actuación el 1-O. Fuente: Europa Press


El Juzgado de Instrucción nº7 de Barcelona, que investiga cargas policiales durante la jornada del referéndum ilegal del 1-O, ha citado como investigados a otros 5 agentes de la Policía Nacional por su actuación en tres colegios de la Ciudad Condal, ha informado en un comunicado el centro por los derechos humanos Iridia, que está personado en la causa.


El teniente alcalde de Derecho de la Ciudadanía del Ajuntament de Barcelona, el comú Jaume Asens, ha detallado en su cuenta personal de Twitter que los investigados son un jefe operativo y dos agentes por su actuación en el CEIP Àgora, otro policía por su itervención en Escoles Pies de Sant Antoni y el último por su acción en la Escola Infant Jesús. El político ha destacado que gracias "a la acusación del Ajuntament tendrán que rendir cuentas por imágenes como éstas", en alusión a un video adjunto con heridos durante la jornada del 1 de octubre. 


En un auto sobre la actuación en el CEIP Àgora, el juez considera que el uso de la fuerza por parte de los agentes "aparece como desproporcionado tanto respecto a la situación existente como a los fines de la intervención". Recuerda que los agentes acudieron al centro en cumplimiento de las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) de impedir el 1-O en edificios públicos y requisar el material, y que, al encontrar resistencia ciudadana, iniciaron la carga.


Sostiene que sin que pueda saberse el motivo, los policías usaron sus defensas "golpeando de forma indiscriminada" a las personas concentradas y destaca que los golpes fueron de arriba abajo, por lo que hubo varios golpes en la cabeza que precisaron puntos de sutura.


En un escrito sobre la actuación en Escoles Pies, señala que, sin previo aviso, los agentes cogieron, lanzaron al suelo o empujaron a las personas concentradas "sin miramiento alguno y utilizando ciertamente una violencia desproporcionada". 


Añade que en los videos que forman parte de la causa "se observan incluso agresiones claramente gratuitas" y explica el caso de un policía de información no identificado que dio una patada a un hombre que estaba en el suelo, y el de otro al que un agente dio tres puñetazos en el costado mientras que otro lo cogió por el cuello y le lanzó al suelo (estos dos tampoco han sido identificados).


En el caso de la Escola Infant Jesús, indica que la actuación "no estaba amparada por el auto del TSJC" -como reconoce el cuerpo policial en un informe aportado al juez al tratarse de una entidad privada- y cuestiona el motivo por el que los agentes intentaron retirar a los concentrados.


   ​Absuelto un policía en el primer juicio en Lleida sobre las cargas policiales del 1-O