Gonzalo Boye denuncia una campaña de acoso y derribo contra los abogados del Procés

El abogado de Puigdemont compara esta estrategia con la del 11M
|


Gonzalo Boye (CCMA)

Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, en una entrevista a Catalunya Ràdio. Fuente: CCMA


El abogado de Carles Puigdemont, Gonzalo Boye, apunta en su cuenta personal de Twitter este sábado a la existencia de una campaña de acoso y derribo contra las defensas de los políticos independentistas procesados por la organización del referéndum ilegal del 1-O y compara esta manera de hacer con la del juicio del atentado terrorista del 11M.


Boye, tan activo en redes sociales como su patrocinado, está en el punto de mira desde que se presentó una demanda civil ante la Justicia belga contra el juez del Procés, Pablo Llarena, y tras destaparse lo que el letrado llama un “error” en la traducción de las palabras del magistrado del Tribunal Supremo.


El abogado de Puigdemont ha acusado a los autores de esta campaña de generar fake news y presentar demandas falsas para perjudicarles. Así ha detallado que la operación de desprestigio está basada en la “presentación sistemática de denuncias y querellas falsas así como la generación y difusión de bulos” con la finalidad de “dañar nuestro prestigio y credibilidad personal y profesional”.


En un hilo en la red del parajito ha asegurado que no se trata de una “nueva técnica” sino de la misma estrategia que se empleó durante el juicio del 11M: “Los mismos profesionales del bulo contra en contra de aquellos abogados que les incomodábamos cuando trataban de instalar la llamada ‘teoría de la conspiración’ o los supuestos ‘agujeros negros’ del 11-M”.


En este punto ha dicho que es una “forma de atacar al enemigo” que se olvida de los “argumentos jurídicos” para centrarse en los “ataques personales” y ha recordado en abril ya anunciaron que “los siguientes en la mira de los enemigos de la democracia seríamos los abogados”.


No obstante ha añadido que, a pesar de estas acciones contra ellos, aquellos a los que llama “salvapatrias” no conseguirán su objetivo: “Lo que no entienden es que ataques de este tipo solo debilitan a la democracia al afectar a un derecho fundamental como es el de defensa y el derecho a una información veraz…”.



Sobre Boye pesan tres denuncias relacionadas con esta demanda y con la polémica traducción: una de VOX, que amplió su querella contra el titular del juzgado belga encargado del caso; otra de la asociación de abogados Movimiento24DOS; y la última presentada ante el Colegio Oficial de Abogados de Madrid (ICAM) por el eurodiputado del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, Enrique Calvet (antes de UPyD y ahora independiente con Cs).


   La traductora de la demanda contra Llarena afirma que la supuesta alteración del texto no fue cosa suya