Turull descarta pactar con la Fiscalía y echa de menos el economato de la cárcel de Estremera

|


Turull (JxCat)

Turull en su primer pleno de investidura fallido. Fuente: JxCat


El exconseller y diputado en el Parlament, Jordi Turull, ha descartado este martes pactar con la Fiscalía la admisión de algún delito a cambio de conseguir una rebaja de una eventual pena en el juicio al que él y otro miembros del Govern de Puigdemont se enfrentarán por el Procés


"Está en juego el legado de justicia que dejaremos a nuestros hijos. ¿Cómo voy a aceptar unos delitos que ni el propio instructor es capaz de sostener y defender en Escocia o Bélgica, por no hablar de Alemania?", ha explicado en una entrevista del diario ABC.


Preso en la cárcel de Lledoners, Turull insiste en que no ha cometido ningún delito, por lo que no puede reconocer ninguno a través de un pacto con el fiscal, y critica que "la instrucción es de una creatividad y parcialidad que debería alarmar a cualquier ciudadano".


"Es una tema dignidad y convicciones. Sobre qué justicia queremos en el siglo XXI, y de libertad y democracia", continúa el juntero, que considera que en el juicio se podrá acreditar, entre otras cuestiones, que no se emplearon fondos públicos para el referéndum ilegal del 1 de octubre.


Turull tiene otro proceso judicial abierto, por supuestamente cederle patrimonio a su mujer ante eventuales responsabilidades por el Procés, y asegura que en este caso tampoco pactará y acreditará que esos movimientos no tuvieron nada que ver con el 1-O


"Tengo muchas ganas de declarar. Estoy convencido de que si la Fiscalía me hubiera pedido explicaciones antes de presentar la querella no la hubiera presentado. El pacto no me lo planteo en ningún caso", sostiene.


El exportavoz del Govern critica que su situación es una cuestión de "escarmiento y no de justicia", y asegura que no se arrepiente de no haberse ido al extranjero como sí hicieron otros miembros del Ejecutivo que ideó el 1-O, como el expresidente Carles Puigdemont


"Soy consecuente con mis decisiones. No marché antes, no lo hice cuando se nos dejó en libertad en diciembre y no lo haría ahora. Cada uno es uno mismo y sus circunstancias y las mías siempre me han llevado a la misma conclusión. Quedarme aquí", reflexiona.


Echa de menos cosas de Estremera


Turull entró primero en la cárcel de Estremera (Madrid) y luego fue trasladado a la de Lledoners (Barcelona): de la primera echa de menos algunas personas (funcionarios y presos) con los que entabló una buena relación y también el economato por ser más barato y mejor en todos los sentidos.


De su centro penitenciario actual, elogia que hay más actividades para los internos y que los funcionarios "están mucho más fuera de la oficina hablando con los reclusos en los espacios comunes".


No contempla en ningún caso que la Generalitat, al gestionar la prisión en la que se encuentra, decida algún día liberarle: "Mi libertad debe llegar por una cuestión de justicia y no por una cuestión de quien gestiona la cárcel".


También defiende haber arropado en su día a Oriol Pujol y Daniel Osàcar (CDC) cuando fueron a comparecer ante la justicia -luego fueron condenados-: argumenta que lo hizo para defender la presunción de inocencia y que nunca ha sido "cómplice" de corrupción ni la ha justificado.


   El TSJC admite a trámite la denuncia contra Turull por presuntamente ocultar bienes antes del 1-O