Las aceras ya no son para las bicicletas en Barcelona

|


Manuel Valdu00e9s y Janet Sanz

Teniente alcalde y gerente de Movilidad en Barcelona; Janet Sanz y Manuel Valdés. Fuente: Europa Press


Las bicicletas dejarán de rodar por las aceras de la capital catalana. La moratoria de Barcelona que permitía a las bicicletas circular por las aceras acabará el 1 de enero de 2019, momento a partir del cual tendrán que ir por la carretera o por el carril bici, salvo que la acera sea de más de 5 metros de ancho y 3 estén libres.


Esta moratoria agotará su plazo después de que la ciudad haya consolidado una red de carril bici de 200 kilómetros, ha destacado la teniente alcalde de Ecología, Janet Sanz, en rueda de prensa con el gerente de Movilidad, Manuel Valdés.


Asimismo podrán circular por las aceras de forma excepcional cuando el desplazamiento se haga de 22.00 horas a 7.00 horas por aceras de más de 5’74 metros y tengan tres metros de espacio libre; cuando el carril bici se encuentre en la misma acera (a un máximo de 10 km/h); y cuando sean ciclistas menores de 12 años acompañados por un adulto, que también podrá ir con bici.


El Govern de Ada Colau comenzó el mandato con 116 km de carril bici y con la moratoria de la prohibición de las bicis de circular en las aceras, que no se renovará en 2019 tras la ampliación de esta red hasta alcanzar los 200 km.


Esta era necesaria para que la red de carriles era insuficiente, pero "el esfuerzo de estos años ha permitido dar este paso adelante", ha defendido Sanz, que ha recalcado que se registran en la ciudad unos 200.000 desplazamientos diarios en bicicleta, y cerca del 90% de los barceloneses disponen de un carril a menos de 300 metros, cifra que en 2014 era del 72%.


Sanz ha destacado que el fin de la moratoria no tienen por objetivo "poner sanciones, sino que se cumpla la normativa y se haga con convivencia y respeto con el compromiso que el peatón tenga garantizado su espacio", aunque si se 'incumple la prohibición se sancionará con 100 a 500 euros según el riesgo generado.


Sobre las empresas que alquilan bicicletas que utilizan y aparcan en la vía pública, Valdés ha subrayado que están trabajando para regular tanto estos vehículos como las motos compartidas, ya que quieren evitar que se "descontrole y genere algunos problemas sociales "que hay en otras ciudades.


   Los cachorros de la CUP atacan de nuevo a empresas turísticas en Barcelona