​Forn revela una supuesta conexión entre la gestión del 17-A y su imputación por el 1-O

|


JoaquimForn 1


Quim Forn, exconseller de Interior, en rueda de prensa por los atentados (archivo). Fuente: Europa Press


El exconseller de Interior durante el 17-A y el 1-O, Quim Forn, ha dejado caer la existencia de una campaña judicial por parte del Gobierno de Rajoy tras los ataques de Barcelona y Cambrils contra la dirección del departamento y de los Mossos d’Esquadra.


El demócrata, encarcelado desde noviembre por el juez Llarena, ha vinculado en entrevistas a Ara y El Nacional la gestión de los atentados por parte de los Mossos con el contexto político y las posteriores consecuencias judiciales que ha tenido para la cúpula de la conselleria de Interior el referéndum ilegal del 1 de octubre.


El preso independentista ha revelado públicamente el contenido de la reunión que se produjo en esos días con el entonces presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy. En ese encuentro, en el que participó la Generalitat y el Gobierno español se habló, entre otras cosas y según Forn, de que la intervención del Estado en esta crisis había sido “testimonial”, algo que al exlíder del PP no le hizo gracia.


“Al acabar el encuentro, comento con algunos policías asistentes que eso no le gustó nada al Gobierno español y que tendrá sus consecuencias. No me voy a equivocar”, apunta el político, que preguntado directamente sobre si tiene algo que ver el 17-A con su procesamiento y la del major de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha asegurado ha rebajado el tono y ha expresado que no quiere hacer “especulaciones” sobre cuestiones “que no puede demostrar”.


Sin embargo ha deslizado que lo que sabe es que “el papel preeminente” de la policía catalana y el “reconocimiento unánime” que recibió de la sociedad y del panorama internacional “no gustó a algunos miembros del Gobierno español”.


Por otra parte, Forn ha denunciado que Catalunya no tiene acceso a toda la información para luchar contra el terrorismo porque el Estado es “celoso a compartir datos”. En este punto, Forn ha recordado que no sabían que el imán de Ripoll era “confidente de la policía” y nadie les avisó de su “peligrosidad”.


El demócrata ha dicho que la cooperación el 17 de agosto y días posteriores fue “correcta”, si bien ha añadido que hay “claramente un margen de mejora”, ya que no siempre han contado con toda la información necesaria, “ni la hemos obtenido con la celeridad debida”. Además ha lamentado que actualmente “Catalunya no tiene acceso a determinadas fuentes de información que son capitales para poder luchar efectivamente contra el terrorismo. "El Estado es celoso a la hora de compartir esta información y eso no es bueno para la seguridad de nuestro país", ha concluido. 


   ​Los presos independentistas denuncian la falta de colaboración del Estado en el 17-A