​El conseller Buch le ‘enseña’ al ministro-juez Grande Marlaska lo que es un “fugado”

​El Govern de Torra reclama al ministerio que autorice ya la escolta de Puigdemont
|


Miquel Buch (conselleria Interior)

Miquel Buch, conseller de Interior. Fuente: Europa Press


El mundo independentista reitera que Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat que se marchó de Catalunya a finales de octubre para no comparecer ante la Justicia española, no es un fugado. Y ahora se lo ha dicho el conseller Miquel Buch por carta al juez y ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.


El titular de Interior de la Generalitat ha insistido este viernes en que el exlíder del Govern no es un fugado y debe tener protección. En la misiva, replica al ministerio (que rechazó autorizar la escolta para un huido de la Justicia española) que, a afectos europeos, Puigdemont “no se encuentra fugado atendiendo a la falta de una requisitoria internacional”, ya que el Tribunal Supremo retiró las euroórdenes de detención.


Asimismo argumenta que el creador de la Crida Nacional se encuentra personado en la causa del TS con abogado y procurador, “hecho que no sería acorde o concordante con la condición de fugado”. Y añade que es fugado “aquel que se sustrae completamente de la Justicia y la misma desconoce dónde se encuentra”, y que este no es el caso de Puigdemont, dice.


En cuanto al servicio de escolta, defiende que el estatuto de los expresidentes señala que tiene derecho a protección y que “no existe limitación territorial alguna en la normativa”, de modo que puede disfrutar de los derechos que tiene reconocidos por ley dentro y fuera de Catalunya.


Por otra parte Buch coincide con el ministerio de Interior en que corresponde al de Exteriores la competencia para “tramitar la comunicación correspondiente de desplazamiento de agentes de Mossos de Esquadra” a Bélgica, y subraya que ya realizaron la petición al departamento de Josep Borrell, pero aún no han tenido respuesta.


En cambio le recuerda que sí le corresponde a Interior facilitar los “trámites para el traslado de las armas reglamentarias de los agentes”, y espera que se pueda resolver, según dice el texto, con garantías y rapidez un derecho que la ley reconoce a Puigdemont y que afecta a un derecho tan fundamental como su propia seguridad.


A pesar de la negativa del ministerio de Interior, la conselleria de Buch lo tiene todo preparado para enviar el servicio de seguridad al expresidente de la Generalitat. No obstante y tal y como reconoce con el envío de esta carta necesita el permiso del Gobierno central para poder hacerlo. 


   ​El Govern de Torra rechaza que el Gobierno se entrometa en la seguridad de Puigdemont