Golpe del secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, al Procés

“Decir que este proceso no ha tenido consecuencias económicas creo que no es decir la verdad”
|


Josu00e9 Maru00eda u00c1lvarez

Josep Maria Álvarez, líder de UGT. Fuente: Europa Press


Josep Maria Álvarez ha asestado un golpe doble al Procés catalán. El secretario general de UGT ha afirmado este viernes que el proceso independentista tiene consecuencias negativas para la economía y ha reprochado al Govern de Torra que ponga en duda la separación de poderes.


Tras la participación del sindicato en la manifestación del 15 de abril orquestada junto a CCOO, Òmnium Cultural y ANC en favor de la liberación de los presos independentistas, Pepe Álvarez se desmarca paso a paso del soberanismo. Y en esta ocasión lo ha hecho para desmentir uno de las máximas del Ejecutivo catalán: 'no existe impacto negativo en la economía de Catalunya'.


En una entrevista a Europa Press el líder sindical ha apuntado que el que diga que el Procés no ha tenido consecuencias miente, o dicho con sus propias palabras: “Decir que este proceso no ha tenido consecuencias económicas creo que no es decir la verdad”.


“Yo creo que no se debe exagerar, pero también hay que decir la verdad”, ha recalcado Josep Maria Álvarez, que ha señalado que no se puede “obviar este tema”, porque “si mantienes durante mucho tiempo una situación como la que hemos tenido, como la que tenemos, con toda seguridad tendrá repercusiones económicas y sobre el propio desarrollo del empleo”.


En este punto el dirigente sindical ha alertado de que los efectos negativos del conflicto no solo se producen en Catalunya, sino también en el conjunto de España y ha considerado que el traslado de sedes sociales no ha sido el problema y no se ha visto reflejado en la economía real y en el trabajo. En cuanto a esta fuga social posterior al referéndum ilegal del 1-O ha apuntado que le “gustaría de volvieran”, ya que sería “un signo de que estamos en una situación de normalidad”.


Un total de 300 bajas por razones políticas


En relación al posicionamiento el sindicato en el Procés, Álvarez se ha mostrado “orgulloso” de la dirección del sindicato en Catalunya y ha declarado que el papel que ha intentado jugar ha sido el de tender puentes en un momento en el que reinaban los extremos.


Sobre si su estrategia ha tenido consecuencias internas, ha asegurado que en toda España se han dado de baja unos 300 afiliados por razones políticas. “En Catalunya se ha ido más gente por no responder a sus necesidades independentistas que por el contrario, pero en el resto de España se han ido porque no estaban de acuerdo en que el sindicato pudiera tener un papel de trabajar para encontrar una solución”, ha manifestado.


“Nosotros queríamos decirle al independentismo que les queríamos acompañar para volver a la normalidad. Sobre todo porque queríamos que en Catalunya tuviéramos un gobierno estatutario, como el que tenemos, que no renunciara a nada pero que lo hiciera desde el pleno respeto a las leyes”, ha argumentado en alusión a la participación de UGT en movilizaciones independentistas.


Precisamente sobre las leyes y la Justicia, ha reprochado al Govern de Quim Torra que ponga en cuarentena la separación de poderes y ha sostenido que eso no ayuda a los encarcelados: “El Govern de la Generalitat no puede continuar cuestionando la independencia del poder judicial español. No ayuda a la gente que está en la cárcel a que pueda tener una solución rápida”.


Pero también se ha mostrado crítico con la prisión preventiva de los políticos independentistas, si bien ha admitido que esta cuestión no se encuentra en el terreno de juego de los gobiernos: "Me parece que mantener en prisión a los exconsellers de la Generalitat no solo no tiene sentido desde el punto de vista humanitario, sino desde el punto de vista jurídico y político creo que no ayuda".


Por ello ha apostado por "arbitrar mecanismos" que permitan que los encarcelados tengan que responder ante la Justicia, pero sin rejas de por medio. "Preparando el juicio desde su casa, con sus familias, porque esto quitaría presión a la situación que se vive en Catalunya". 


   ​Òmnium se lanza a por los turistas de Catalunya con su bus del Procés para convencerles de la “represión”