​El registrador de la propiedad Mariano Rajoy reclama sus privilegios

El exinquilino de la Moncloa no renuncia a sus privilegios como expresidente del Gobierno
|


Mariano Rajoy

Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno español. Fuente: Tarek/PP


Mariano Rajoy ha decidido no renunciar a sus privilegios como expresidente del Gobierno y ya ha pedido la asignación anual que le corresponde para gastos de mantenimiento de una oficina, un coche oficial y personal de seguridad.


Así se lo ha confirmado el ministerio de Presidencia a través del Portal de Transparencia en respuesta a una petición de información pública hecha por el portal Maldito Bulo. Según la contestación del Gobierno socialista “ningún expresidente ha renunciado a la dotación y D. Mariano Rajoy la ha pedido”, y de momento está “pendiente de tramitación”.


De esta forma el gallego, al igual que Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, podrá disponer de una especie de oficina de representación a cuyo servicio tendrá dos trabajadores.


Además se le facilitará una dotación para gastos de oficina, atenciones de carácter social y, en su caso, alquileres de inmuebles, en la cuantía que se consigne en los Presupuestos Generales del Estado. Lo que está en duda es la cantidad ya que debe decidirse si se cambia la partida de 223.470 euros destinada a los expresidentes o no (hasta ahora esta cifra se repartía entre los tres anteriores y representaba unos 75.000 euros para cada uno).


Por otra parte el exdirigente también tendrá a su disposición un coche oficial con conductores de la Administración del Estado, servicios de escolta que el ministerio de Interior estime oportunos y disfrutará de “libre pase” en las compañías de transportes terrestres, aéreos y marítimos regulares del territorio español.


Diferente es la cuestión de la pensión o indemnización por cese como alto cargo, ya que esta paga es incompatible con cualquier otro ingreso público y, por lo tanto, con el salario de Rajoy como registrador de la propiedad.


   ​El PP reconoce que fue un error no intervenir TV3 y le echa la culpa al PSOE