​Salvini carga contra Borrell y se burla de Colau

|


Matteo Salvini (Twitter Salvini)

Matteo Salvini, ministro de Interior italiano. Fuente: Twitter Salvini


Las relaciones entre Italia y España están en horas bajas con motivo de la política migratoria de ambos, tal y como demuestran las últimas declaraciones de Salvini. Mientras el Gobierno del país transalpino mantiene cerrados los puertos a las ONG que rescatan inmigrantes en el mar Mediterráneo, el Ejecutivo español les acoge y pide más recursos a la Unión Europea.


Y el principal culpable de la política 'antiinmigración' no es otro que el ministro de Interior, el vicepresidente del gabinete italiano y el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, quien se despacha a gusto contra el Gobierno de Pedro Sánchez y el Ajuntament de Barcelona por sus críticas contra él y sus métodos. Sus últimas víctimas: Josep Borrell y Ada Colau.


Según informa la cadena de televisión RAI, el dirigente italiano ha señalado en respuesta a la entrevista del ministro de Exteriores, Josep Borrell, al medio alemán Handelsblatt que “no responderemos a los insultos por parte de un Gobierno y un ministro que favorecen una inmigración fuera de control”.


“Nosotros nos preocupamos por la seguridad, por la cultura y por la identidad del pueblo europeo”, ha sentenciado Salvini, después de que el socialista acusara a su país de hacer política migratoria a “costa de toda Europa” y de reprocharle el desarrollo de una “brutal política de aislamiento”.


Borrell no es el único político español sobre el que se ha pronunciado el ministro, que ha sido declarado persona 'non grata' en Mallorca y que en un apunte de Twitter se ha reído de las críticas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. En declaraciones a SkyTg24, la primera edil de la Ciudad Condal acusaba a Salvini de “ir contra la ley, porque busca el caos, el desorden y cuestiona los fundamentos legales de Europa”. Y añadía: “Esta política de rechazar a personas las condena a muerte”.


El líder de la Liga ha compartido la entrevista y ha comentado con sorna: “Salvini representa el caos, la destrucción de Europa y la democracia. Italia no es Salvini. Así habló la alcaldesa de Barcelona. ¿Qué dices, tengo que estar preocupado o feliz? Mientras tanto, otro barco de ONG con inmigrantes a bordo se dirige a España: ¡Muy bien!”. 



   ​Las derechas españolas intentan usar la inmigración como gasolina electoral