Driss Oukabir estuvo en la casa de Alcanar y lideró una charla con el autor del atropello en La Rambla

​Dos testigos protegidos tumban su coartada sobre los atentados del 17-A
|


Driss Oukabir


Driss Oukabir, presunto terrorista yihadista de los atentados de Catalunya (imagen cedida)


Driss Oukabir, a cuyo nombre estaba la furgoneta que se usó para el atropello masivo de La Rambla, sí tuvo mucho que ver con los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado 17 y 18 de agosto. O al menos esto es lo que han afirmado dos testigos protegidos que han declarado este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.


Estos comparecientes han revelado datos “importantes” que pueden servir al magistrado para esclarecer la participación de Oukabir en los ataques terroristas que dejaron un balance de 16 muertos y más de un centenar de heridos. Ambos testigos han ratificado ante el magistrado lo que ya declararon ante los Mossos d’Esquadra, según han apuntado fuentes presentes.


El primero de ellos, vecino de Alcanar (Tarragona), ha manifestado que había visto y saludado en varias ocasiones al presunto terrorista en la localidad en la que la noche del 16 de agosto explotó una vivienda donde se estaban preparando los explosivos para cometer el atentado. 


Este hombre ha recalcado que le vio a él y a Younes Abouyaaqoub, autor del atropello de Barcelona y que abatido en Subirats (Barcelona), en esta casa en la que murieron tres personas, entre ellas, Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll y presunto dinamizador de la célula. Es más,ha afirmado haber observado en alguna ocasión a Driss Oukabir durmiento sobre un colchón en el jardín de dicha vivienda. 


Por su parte, el otro testigo ha puesto el foco en el “liderazgo” de Oukabir en una conversación un día antes de los ataques con Younes Abouyaaqoub. El compareciente, un trabajador de una cafetería de Tona (Barcelona), ha apuntado que los vio hablar en árabe en ese local el 16 de agosto y que la voz cantante la llevaba el primero de ellos.


Asimismo ha recordado que ambos se situaron lejos del resto de clientes, parecían alterados y estaban pendientes de una furgoneta en la que llegaron, la cual no ha podido identificar, según fuentes ya mencionadas, como la utilizada en La Rambla. Además ha contado que cuando se aproximaba a la mesa, dejaban de hablar y Abouyaaqoub evitaba mirarle.


Las acusaciones consideran que estas declaraciones son relevantes porque tumban la coartada de Driss Oukabir, que está en la cárcel desde el 22 de agosto de 2017. En su versión de los hechos, el sospechoso negó haber estado en Alcanar y le echó la culpa a su hermano Moussa (abatido en Cambrils) en relación al alquiler de la furgoneta. Primero dijo que su familiar menor de edad le había robado su documentación y después ante el juez señaló que la arrendó a petición de éste para, según él, hacer una "mudanza". 


En la actualidad hay tres presuntos yihadistas en prisión preventiva, detenidos en España por su participación en los atentados. Se trata de Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal (herido en la explosión del Alcanar que confesó que el plan era atentar contra monumentos como la Sagrada Familia) y Said Ben Iazza (arrestado en Vinaròs por la compra y el traslado de material para la fabricación de la llamada 'madre de Satán', explosivo con el que esta célula pretendía atacar la Ciudad Condal).


Por otro lado Mohamed Aalla, dueño del coche que atentó en Cambrils, y el gerente del locutorio de Ripoll, Salh el Karib, quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial. Además en Francia se encuentra otra persona en la cárcel desde el pasado mes de febrero por su presunta vinculación con los atentados de Catalunya. 


   El sumario de los atentados de Barcelona y Cambrils contiene imágenes del atropello múltiple de La Rambla