​El Govern de Torra se inventa un puesto de 85.000 euros para el imputado Lluís Puig

|


Lluu00eds Puig (JxCat)

Lluís Puig, conseller de Cultura. Fuente: JxCat


El Govern de Quim Torra se ha sacado de la manga un nuevo puesto para recolocar a uno de aquellos consellers que fueron cesados por el 155 y que se encuentran huidos de la Justicia española en el extranjero. Tras situar a Meritxell Serret como delegada de la Generalitat en Bruselas, ahora ha llegado el turno de Lluís Puig.


El exconseller de Cultura y militante del PDeCAT, que no pudo ser restituido en el cargo por el Ejecutivo de Quim Torra, formará parte de la nómina de la Generalitat como director del Programa para el desarrollo de proyectos culturales del ámbito internacional, puesto de reciente creación por el que cobrará unos 85.000 euros al año, es decir, unos 7.000 al mes.


Así lo ha informado este jueves la Generalitat en un comunicado, en el que se ha detallado que el nuevo cargo dependerá de la conselleria de Cultura que ahora dirige Laura Borràs


Según el escrito este programa se ha impulsado con la finalidad de hacer valer la cultura catalana y atraer el interés del mundo hacia las empresas culturales catalanas y su tejido asociativo, así como los valores y la riqueza patrimonial de Catalunya.


Lluís Puig aceptó el cargo de conseller de Cultura en julio de 2017, cuando se produjo una de las purgas independentistas de cara al referéndum ilegal del 1-O, propuesto por Puigdemont. El demócrata estuvo al frente del departamento solo 3 meses, ya que después fue cesado por el Gobierno de Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155


A finales de octubre huyó, al igual que otros exconsellers y el expresidente de la Generalitat, a Bruselas, donde ahora vive y donde ejercerá como director de este programa creado hace escasos días para él. 


   Madrenas viaja al Parlament con su coche oficial como alcaldesa de Girona