Sí a Rosa María Mateo y no al techo de gasto

Una de cal y otra de arena para el Gobierno de Pedro Sánchez
|


Pedro Su00e1nchez

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Fuente: Europa Press


La debilidad del Gobierno del PSOE se ha hecho patente durante la jornada parlamentaria de este viernes gracias precisamente a aquellos grupos que llevaron a Pedro Sánchez a Moncloa. Una de cal y otra de arena por parte de los socios de la moción de censura: Un ‘sí’ a Rosa María Mateo al frente de RTVE y un ‘no’ al aumento del techo de gasto.


LUZ VERDE. La primera votación ha sido la de Rosa María Mateo como nueva administradora única de Radio Televisión Española. La famosa periodista ha contado con el visto bueno del Congreso en la segunda vuelta que ha tenido lugar este viernes. Su candidatura, presentada por el Ejecutivo, ha recabado un total de 180 votos a favor, cuatro más de los 176 necesarios.


Con su elección, que se ha producido gracias a las papeletas de los grupos que apoyaron la moción, el Gobierno ha cerrado así un capítulo de calamidades parlamentarias que arrancó a finales de junio con un decreto ley para forzar el relevo de la cúpula de RTVE, cuyo mandato había caducado. Con el de este viernes han sido necesarios ocho plenos extraordinarios.


Se prevé que el mandato de Mateo dure apenas unos meses ya que el concurso público para elegir a la dirección ya se ha puesto en marcha. Hasta el próximo lunes los candidatos pueden presentar sus solicitudes en el Registro de la Cámara Baja.


LUZ ROJA. La noticia mala para Sánchez ha venido de la mano de la primera medida relevante: el techo de gasto, que viene a ser como el paso previo para las cuentas estatales. En este caso, Compromís, Podemos y los grupos independentistas ERC y PDeCAT han provocado la caída del objetivo de déficit para el 2019.


El Gobierno del PSOE se ha quedado solo y ha sacado un raquítico resultado de 88 apoyos, lo que evidencia su debilidad en el Congreso. La medida no ha conseguido ver la luz por los votos en contra de PP y Ciudadanos, pero también por la abstención de ERC, PDeCAT, Compromís y Unidos Podemos. El único que se ha mantenido fiel ha sido el PNV.


Estos grupos no han querido mojarse al considerar que la votación era intrascendente y que el Ejecutivo tendría que haber cambiado previamente la ley de estabilidad presupuestaria. Así han coincidido al valorar que el aumento de solo 5 décimas del déficit es insuficiente y al creer que ha sido diseñado para “conseguir el voto favorable del PP” en el Senado.


Es precisamente en la Cámara Alta donde se encuentra el mayor obstáculo: el Partido Popular. Los populares ya habían avanzado que tumbarían el techo de gasto y de pasar esto el déficit no regresa al Congreso, es decir, ya se sabía de antemano que no se iba a aprobar. 


Otra cosa es lo que pasa de cara a la galería o lo que le viene bien a cada uno, y aquí entramos en los intereses de partido. ERC, PDeCAT y Podemos han preferido, en esta ocasión, mostrarse como oposición y, de paso, visualizar la debilidad del Ejecutivo, imagen que con la vista puesta en las elecciones a ninguno le viene mal. Bueno sí, al PSOE.


   ​Borrell lanza su ofensiva diplomática contra la “leyenda negra” de Torra