​Borrell lanza su ofensiva diplomática contra la “leyenda negra” de Torra

Exteriores envía documentación a cónsules en Barcelona para que conozcan la “España real”
|


Borrell

Josep Borrell, ministro de Exteriores. Fuente: Europa Press


El ministerio de Asuntos Exteriores continúa poniendo en funcionamiento la maquinaria contra el discurso del Procés y ha enviado documentación a los cónsules destinados en Barcelona y a corresponsales extranjeros para que conozcan la “España real” frente a la “leyenda negra” que vende el Govern de Quim Torra.


Así lo ha confirmado el ministro Josep Borrell en un apunte en su cuenta de Twitter, en el que se ha referido a la reunión que mantuvo el pasado martes con el presidente de la Generalitat con los cónsules en la Ciudad Condal, en la que éste proclamó que el derecho de autodeterminación es algo “esencial” y que el independentismo no se rendirá hasta lograrlo.


“Torra volvió a explicar a los cónsules el derecho de autodeterminación de Catalunya que todos saben que no es aplicable pues Catalunya no es una colonia”, ha replicado el socialista, considerado ‘azote del Procés’ y públicamente el más crítico del Ejecutivo de Pedro Sánchez contra los partidos soberanistas.


Precisamente este acto entre Torra y los cónsules fue uno de los temas tratados por Borrell este miércoles en un encuentro con corresponsales extranjeros, a los que también ha entregado esta documentación. “Es fundamental explicar la realidad de España hacia el exterior de forma veraz”, ha escrito el ministro en un comentario en redes sociales, en el que ha reiterado que una de sus prioridades al frente del departamento se presentar la “España real” y no el cuadro de “leyenda negra” y de España “neofranquista” que quieren pintar los independentistas.


El cuerpo diplomático en Barcelona, verdadero quebradero de cabeza


La situación consular en Barcelona ya fue un problema para el Gobierno de Mariano Rajoy, ya que ha sido frecuente que el soberanismo trate a los cónsules como una suerte de cuerpo diplomático acreditado ante la Generalitat (en realidad los consulados dependen de las embajadas, que solo pueden acreditarse ante el Gobierno central) e intente que convertirlos en correa de transmisión de sus reivindicaciones.


En Barcelona están ubicados 112 consulados, de los cuales 42 están ocupados por cónsules de carrera y el resto son honorarios, es decir, ciudadanos no diplomáticos, que en muchos casos son de nacionalidad española y tienen funciones limitadas respecto a los de carrera. 


Ha sido con los honorarios con los que ha habido algunos quebraderos de cabeza. Cuatro de ellos han sido cesados en los últimos tiempos por su relación con el Procés. El último, el de Finlandia. Albert Ginjaume fue cesado por su embajada a petición del Gobierno central después de meses de avisos sobre sus actividades.


Anteriormente habían sido retirados el de Letonia, Xavier Vinyals (exhibió una estelada en la fachada del consulado en 2016); el de Filipinas, Jordi Puig (participó en una manifestación durante el ‘paro de país’ del 3-O) y el de Bulgaria, Hristo Stoichkov (exfutbolista que fue despedido en octubre de 2017 tras una intervención pública en la que llamó franquista Soraya Sáenz de Santamaría).  


   Torra restituirá el Diplocat sin Royo, investigado por el 1-O, al frente del Consell