​El plantón de Soraya Sáenz de Santamaría evidencia la desintegración del PP

|


Casado, Egea y Maroto (Flickr PP)

Pablo Casado, presidente del PP (centro). Fuente: Eduardo Parra/Europa Press


Soraya Sáenz de Santamaría ha dado 'plantón' a Pablo Casado en su primer reunión como líder popular, evidenciando así la desunión dentro de la formación. La vallisoletana ha dejado ‘tirado’ al abulense al no acudir a la reunión en la que se ha conocido al nuevo Comité Ejecutivo del PP. El problema: Soraya quería más, pero Pablo no se lo dio.


La guerra interna se venía cocinando desde hace semanas, pero ha terminado de estallar con Casado al frente del Partido Popular. El diputado por Ávila apostó por la integración de las candidaturas y el núcleo duro de Santamaría pidió su trozo del pastel (según la exnúmero dos de Rajoy debía ser la parte correspondiente al 42% que había sacado su propuesta en el cónclave). Y el nuevo líder del PP se negó.


Durante la jornada del miércoles los equipos de uno y otro se veían las caras para pactar, pero se hizo de noche y el acuerdo no se produjo. Las negociaciones no llegaron a buen puerto, ya que a los de la exvicepresidenta del Gobierno no les pareció correcto que ofrecieran solo dos secretarías de área al entorno próximo a Soraya (Fátima Báñez e Íñigo Gómez de la Serna) sin aceptar un trato “global”. El diputado sorayista José Luis Ayllón confirmaba a los medios que la oferta era “insuficiente” y dejaba caer que había que “saber ganar”.


Ante la negativa de la cúpula de Casado a darles más representación y al no formar parte de la dirección del PP, Santamaría, que no estaba obligada a acudir a la reunión, ha decidido no ir, evidenciando así la ruptura dentro del Partido Popular. Y el líder de la formación se ha enfrentado a su primer Congreso con su ausencia como protagonista.


En declaraciones a los medios, el político ha defendido la integración “al más alto nivel” que ha tenido lugar en el organigrama del partido y ha reiterado su oferta a la exnúmero dos de Rajoy para que ocupe un puesto en su ejecutivo. “Mi teléfono está abierto para que me conteste si se quiere integrar”, ha dicho Casado, que ha advertido que no permitirá “ninguna corriente interna ni ningún tipo de etiquetado de las personas” en esta nueva etapa del PP.


El presidente ha reivindicado que su cúpula, copada por integrantes de su equipo y el de María Dolores de Cospedal, forma parte de una lista de unidad en la que también se incluyen en secretarías de área a un total de 10 nombres de personas afines –pero no próximas- a Santamaría. Asimismo ha avanzado que la exministra de Defensa ha aceptado una de las vocalías de libre designación y ha expresado que la otra queda a disposición de Santamaría por si se quiere sumar. 


   ​El sistema de elección para líder del PP es un desastre