Antifrau plantea controlar la contratación y los cargos públicos en Catalunya para evitar corruptelas

|


Miguel u00c1ngel Gimeno

Miguel Ángel Gimeno, director de la OAC. Fuente: Europa Press


El director de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC), Miguel Ángel Gimeno, ha propuesto que la entidad asuma las funciones de órgano de control de la contratación pública en Catalunya y supervise los conflictos de interés de los cargos públicos y la evolución de sus patrimonios.


En una entrevista de Europa Press, Gimeno ha expresado que la OAC puede ser la oficina independiente que se encargue de supervisión de la contratación pública para controlar todo el proceso de licitación, desde que se abre hasta que se concede la adjudicación, y que haga seguimiento de los cargos públicos.


"En el ámbito de la contratación, creo que con la ley, que es trasposición de la directiva europea, se puede hacer un magnífico trabajo coordinados con instituciones como la nuestra, porque aquí esta ley permite que en el ámbito autonómico se creen oficinas de supervisión", ha valorado.


"Supervisar no quiere decir esperar a que se haga mal y denunciar, es estar antes", de manera que la OAC analice el proceso y pueda intervenir en la fase de licitación para evitar irregularidades desde el origen, así como posibles errores.


Conflictos de interés


Gimeno ha celebrado que el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, anunciara la voluntad del Govern de regular los conflictos de interés y una modificación de la legislación de incompatibilidades de altos cargos porque es "un objetivo compartido".


Sin embargo, el director, que recuerda que hace tiempo que reclaman esta regulación para el conjunto de administraciones catalanas, considera que el árbitro de los conflictos de interés debe ser una "institución independiente" ya que solo así se puede garantizar que se haga de manera correcta.


"No se puede ser árbitro y parte a la vez", ha expresado, además de reclamar que Catalunya no incurra en el mismo error que el Estado, a quien la UE ha reprochado la falta de independencia de la Oficina estatal. Por ello defiende la creación de un órgano independiente de control como la OAC: "Solo con la independencia del órgano de control se hará efectiva la legislación sobre conflictos de interés". 


Ha explicado que en un estudio que hizo su Oficina, se detectó que en los casos de corrupción, al analizarlos pormenorizadamente, se hallaba "un conflicto no resuelto de ninguna manera" de la persona implicada, vinculada a su actividad profesional previa. Así, su receta para prevenir la corrupción es tener toda la información del trabajo anterior del cargo público, su ámbito de actividad y sus relaciones laborales, para determinar "cuáles son los riesgos" en cuanto gestione patrimonio público. 


Declaración de bienes


Asimismo, ha apostado por un seguimiento y control del patrimonio de los cargos públicos, ya que no es suficiente entregar la declaración patrimonial "y dejarlo en un sobre cerrado": hay que ver si este patrimonio sufre un incremento fuera de lo normal.


También se trataría de controlar qué actividad retoma el cargo una vez fuera de la administración pública, para evitar las denominadas 'puertas giratorias', aunque puntualizado que eso no quiere decir "tener una muerte civil, pero sí tener un periodo de enfriamiento". Para el director de Antifrau, estos controles mejorarían en un porcentaje elevadísimo la prevención de la corrupción y daría "mucha confianza" al ciudadano.





   Oriol Pujol admite ser un corrupto para evitar al jurado popular por el caso ITV