Los compromisarios del PP ponen fin a la era Rajoy y convierten en presidente a Pablo Casado

|


Casado (Eduardo Parra EP)

Pablo Casado, presidente del PP. Fuente: Eduardo Parra/Europa Press


Los compromisarios han hablado y se han decantado por Pablo Casado. El diputado por Ávila ha superado a Soraya Sáenz de Santamaría y se convierte en el presidente del Partido Popular. Los peperos ponen punto y final a la era Rajoy.


Casado se ha impuesto por 451 votos, el 57’2% del total de sufragios emitidos, a Santamaría en el XIX Congreso Nacional Extraordinario del PP. Así lo ha dicho ante el plenario del cónclave la presidenta del mismo y también del Congreso de los Diputados, Ana Pastor.


En concreto, la candidatura del diputado por Ávila al Comité Ejecutivo Nacional ha recibido 1.701 votos frente a los 1.250 (42%) obtenidos por la lista de la exnúmero dos de Mariano Rajoy, una diferencia de 451 votos y 15 puntos a favor del primero. En las votaciones a la Junta Directiva Nacional la diferencia ha sido de 438 sufragios: Casado ha obtenido 1.689 apoyos (56’85%) y Santamaría, 1.251 (42’1%).


El censo estaba formado por 3.082 compromisarios, pero la participación ha sido del 96’46% en la votación para el Comité (2.973 congresistas) y del 96’39% (2.971) para la de la Junta. En la primera se ha registrado 18 votos en blanco y 4 nulos, y en la segunda 28 en blanco y 3 nulos.


Casado, por el que nadie parecía apostar un duro cuando presentó su candidatura, ha conseguido vencer a dos pesos pesados: María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. Una vez perdida la batalla, Cospedal tomó partido por él para terminar con las aspiraciones de Santamaría y otras glorias como José María Aznar o Esperanza Aguirre también le brindaron apoyo. 


Estos respaldos, sumados a los 'enemigos públicos número uno' con los que cuenta la exvicepresidenta del Gobierno dentro del PP, han llevado a Casado a la presidencia del PP por obra y gracia de los congresistas. Los compromisarios han decidido romper la ruta marcada por Rajoy y subirse, de nuevo, al carro del aznarismo


El PP vira a la derecha y regresa a sus orígenes de la mano de Pablo Casado. Españoles, el marianismo ha muerto.