​El Gobierno de Ortega toma por la fuerza Masaya

Al menos 4 muertos en nuevos disturbios en Nicaragua
|


Posesiu00f3n Daniel Ortega (Flickr)

Toma de posesión de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua. Fuente: Flickr


El Gobierno de Daniel Ortega ha tomado por la fuerza Masaya, ciudad a unos 30 km de la capital Managua que se ha convertido en un símbolo del levantamiento popular contra el Ejecutivo. Según la Asociación Nicaragüense Por Derechos Humanos (ANPDH) al menos hay 4 personas han muerto, entre ellos, una mujer, un menor de 15 años y un policía, tal y como recoge el diario local La Prensa.


El Gobierno sandinista se ha hecho con el control de Masaya, tras un intenso bombardeo de más de 7 horas, que ha tenido su epicentro en la comunidad indígena de Monimbó, barrio que se declaró el pasado junio territorio libre “del dictador”. Fuerzas combinadas gubernamentales han lanzado un ataque feroz contra la población y no se descarta que aumente la cifra de fallecidos.


“No pudimos llevar a los muchachos heridos. Está complicada la ruta de emergencia. Hay varios que han recibido disparos, porque están disparando a cualquier parte sin importar los niños y los ancianos”, ha apuntado un ciudadano, según La Prensa. “La situación está muy difícil en Monimbó. Hay varios heridos, pueden fallecer desangrados. Que nos ayuden, por favor”, ha agregado.


Del otro lado, policías y simpatizantes del Gobierno han celebrado con cantos y bailes la toma por la fuerza de la ciudad nicaragüense, según muestra un video publicado por la emisora La Nueva Radio Ya en su cuenta de Twitter.



Las manifestaciones y los enfrentamientos entre partidarios de Ortega y manifestantes que piden su dimisión comenzaron en abril como reacción a una reforma del sistema de seguridad social, pero se ampliaron después para pedir justicia para las víctimas tras la cruenta represión policial que ha dejado tras de sí más de 300 muertos y miles de heridos. Nicaragua vive su mayor crisis política desde el triunfo de la revolución sandinista hace 4 décadas. 


   ​Crece la tensión en Nicaragua contra el presidente Daniel Ortega por la violenta represión contra manifestantes