La selección de Bélgica pasa la historia al superar el cuarto puesto de México'86

|


Roberto Martu00ednez (Reuters)

Roberto Martínez, entrenador de Bélgica. Fuente: Reuters


La selección de Bélgica ha hecho historia en los Mundiales después de conseguir el tercer puesto en la cita de Rusia de la mano del entrenador español Roberto Martínez, tras vencer (2-0) a Inglaterra y superar su mejor marca, que era un cuarto lugar logrado en México 1986.


'Los diablos rojos' estaban llamados a convertirse en una de las grandes selecciones europeas y así lo han certificado en Rusia. Tras defraudar en Brasil 2014, a pesar de caer en cuartos (1-0) frente a Argentina, y en la Eurocopa de Francia 2016, donde cedieron también en cuartos ante un combinado menor como Gales (2-1), alcanzaron las semifinales este verano, perdiendo únicamente ante Francia (1-0).


Roberto Martínez ha sido el encargado de moldear este conjunto capitaneado por Eden Hazard y que cuenta con otras estrellas como Thibaut Courtois, Kevin de Bruyne o Romelu Lukaku. Hasta la fecha, fueron 16 partidos los que ha disputado Bélgica con el español en el banquillo acumulando solo dos derrotas, la cosechada ante la España de Lopetegui (0-2) con un doblete de Silva en Bruselas el estadio Rey Balduino, y la última sufrida en las 'semis' de este Mundial.


Sin embargo, a pesar de no lograr la clasificación para la gran final de Luzhniki, Bélgica supera de esta forma su mejor puesto en la Copa del Mundo. México 1986 supuso el nacimiento de una selección que desde entonces solo dejó un Mundial (1998) sin pasar la fase de grupos y dos sin clasificar (2006 y 2010), pues en citas anteriores únicamente en Italia 1934 y Francia 1938 fueron capaces de plantarse en octavos de final.


En el 86, aquel combinado dirigido por Guy Thys no fue tenido en cuenta ni para pasar la primera fase, pero logró avanzar como mejor tercero por detrás de México y Paraguay, solo superando a Irak. En octavos pasó por encima de la Unión Soviética en la prórroga (4-3) y en cuartos eliminó a España en penaltis (4-5).


Fueron la sensación del momento con un equipo formado principalmente por futbolistas que jugaban en Bélgica, siete de ellos en el Anderlecht con el delantero Edwin Vandenbergh y el central Enzo Scifo como nombres principales. Solo dos jugaban fuera del país: el mítico central del PSV Eric Gerets, campeón de la Copa de Europa del 88, y el portero del Bayern Munich Jean-Marie Pfaff. Y a estos se les suma el centrocampista del Brujas Jan Ceulemans como capitán y máximo goleador (3 goles) de aquella selección en el Mundial.


Este elenco que sorprendió al mundo acabó sucumbiendo en las semifinales ante la Argentina de Maradona (2-0) que se proclamaría campeona ese año, y volvería a tropezar esta vez por el tercer puesto contra Francia (4-2). Pero se ganaron el respeto en el panorama futbolístico como han vuelto a repetir y superar en Rusia 2018.


   Croacia: experta, rocosa y carácter competitivo para hacer historia en el Mundial de Rusia