Puigdemont, el (presunto) malversador como Pujol y Mas

|


Puigdemont y Mas (Govern Twitter)

Carles Puigdemont y Artur Mas (archivo). Fuente: Twitter Govern


Tras la noticia de que Carles Puigdemont no sería extraditado por la justicia alemana respecto al cargo de rebelión pero sí por el de malversación de fondos públicos se han dado varias lecturas e interpretaciones dependiendo la coraza ideológica de quien la realizará.


Desde el mundo procesista concretamente se ha hecho hincapié en la importancia de que el exPresident no pudiera ser extraditado por el delito más penado por las leyes españolas, esto es la rebelión. No obstante corren un tupido velo respecto a la malversación que sí ve el tribunal teutón en sus acciones.


En realidad la Audiencia territorial de Schleswig-Holstein simplemente expone que el delito de rebelión tal y como está establecido en España no encaja con el de “alta traición” propio del Código Penal alemán que requiere un alto grado de violencia que entiende que aquí no se da. Tampoco valora que sea culpable de perturbar el orden público...


Todo esto, aunque se diga lo contrario en determinados mentideros, no quiere decir que desde Alemania se absolviera a Puigdemont por los actos que realizó en su momento si fuera juzgado allí, simplemente que debe ser extraditado únicamente por el delito de malversación que es el que interpretan que encaja en su ordenamiento por todo lo expuesto por Llarena cuando solicitó su entrega al Estado español.


A partir de aquí los recursos frente a esta decisión de unos y otros o la posición que adopte España aceptando o no la extradición ya es otro tema... igual que si se decide aceptar la extradición y juzgar al exMolt Honorable únicamente por este delito y a todo su exGovern o aliados por todo lo demás. Eso es harina de otro costal que ya se irá viendo.


Un tema relevante, y que no se destaca lo suficiente por el conflicto existente que mantiene rota a la sociedad catalana, es que los tres últimos presidentes de corte nacionalista que ha tenido Catalunya están acusados de mil corruptelas con el dinero público por medio.


Es preocupante que los que se suponen más 'patriotas' de las últimas décadas estén señalados por utilizar el dinero del erario para otras cosas que no son el bienestar de los ciudadanos. Así tanto Pujol, Mas como Puigdemont se ven inmersos en estas historias para no dormir. Como si estuviéramos ante una continuidad tanto en lo ideológico como en determinadas prácticas 'irregulares'.


Catalunya tiene un problema con sus líderes políticos -y contra más 'patriotas' son el problema por lo que se ve crece, eso está meridianamente claro, ya que si bien el procesisme y sus medios hacen una peculiar lectura propia que consiste en repetir machaconamente que en Alemania don Carles Puigdemont no sería acusado por rebelión, 'olvidan' en cambio de forma sibilina que sí lo sería por malversador de dinero público. Dicho en román paladino: de robar. La misma justicia alemana que ponen por las nubes...


   ​Los extremos procesistes y unionistas siguen tirando con bala